Almagro confiesa su participación tras el golpe de estado en Bolivia

0

Las declaraciones del secretario general de la OEA fueron recopiladas en el libro «Luis Almagro No Pide Perdón», escrito por Martín Natalevich y Gonzalo Ferreira.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, confesó que estuvo tras el golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia.

Admitió que operó para ganarse la confianza de Morales y usar a la OEA para legitimar la ruptura del orden, refiere el libro “Luis Almagro No Pide Perdón”.

El texto, autoría de Martín Natalevich y Gonzalo Ferreira, fue citado este martes por el corresponsal de Telesur en Uruguay, Mateo Grille, en Twitter.

Se destacó que Almagro reconoció que buscó evitar la reelección de Morales el pasado 20 de octubre de 2019, pero para eso eran necesarias maniobras dentro del país.

«La OEA tenía que estar en la elección en Bolivia. Si no estábamos en la elección se iba a complicar mucho. Se iba a complicar muchísimo”, expuso. «Lo íbamos a estar corriendo de atrás todo el tiempo», agregó.

En relación a esto, apoyó su postulación a las elecciones de 2019 para ganarse su confianza y que éste invitara a la OEA para observar las elecciones.

«Abríamos una posibilidad de que Evo ganara legítimamente. Era el costo que tenía eso. Para mí eso era imposible», dijo el secretario.

Reveló que, ante el panorama político boliviano con el referéndum y la posibilidad de reelección de Morales, tuvo que asumir responsabilidades y retos políticos.

“Y lo hice», indica el libro de Natalevich y Ferrerira; subrayan que en 2018, Almagro sostuvo una reunión con el líder indígena en Nueva York.

El secretario, simpatizante de la derecha regional, manifestó también que jugó un papel importante en el referéndum de 2016 para la reelección de Evo.

“Si no estábamos (como observadores), esto iba a ser muy complicado, muy complicado. Había que estar», recalcó, refiere Grille.

El 10 de noviembre de 2019 las Fuerzas Armadas, sectores de la derecha y la OEA consumaron un golpe de Estado en Bolivia.

La confesión de Almagro confirmó la denuncia de organismos internacionales sobre el papel que jugó el foro hemisférico en la desestabilización que forzó la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia.

Ciudad CCS/AVN