Deficiencias en la conectividad de internet afectan el teletrabajo

0
El mensaje que no deseamos ver en la pantalla.

El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó el nuevo brote de coronavirus como una pandemia e instó a los gobiernos del mundo a prepararse para enfrentar la emergencia de salud pública con medidas drásticas, una de las cuales fue el confinamiento. Una gran parte de la fuerza laboral debió quedarse en casa y trabajar a distancia, siempre y cuando sus funciones lo permitiesen, creándose así las condiciones para la experiencia de teletrabajo masivo más extenso de la historia.

La situación provocada por la pandemia del covid-19 ha puesto de actualidad el tema del teletrabajo en el mundo, y Venezuela no escapa a tal realidad. Desde el inicio de la cuarentena, esta modalidad se instaló como un método óptimo para que las personas sigan laborando sin exponerse al peligro del contagio.

Pero, ¿qué es el teletrabajo?

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lo define como el uso de tecnologías de la información y las comunicaciones (teléfonos inteligentes, tabletas, computadoras portátiles y de escritorio) para trabajar fuera de las instalaciones del empleador. Si bien surgió hace 50 años, durante la crisis del petróleo, como una forma de reducir el uso de recursos no renovables, ha sido en los últimos años, con el boom de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, cuando realmente ha empezado a implantarse de una forma masiva en todos los sectores.

El teletrabajo en Venezuela

En el país esta modalidad de trabajo es incipiente; ha sido a partir de la declaración de la pandemia, que el teletrabajo en Venezuela se ha hecho presente. Algunas empresas, por voluntad propia y de común acuerdo con trabajadores, han definido algunas tareas a realizar a distancia.

Lamentablemente, este mecanismo no ha sido exitoso, dadas las constantes interrupciones en la electricidad y la conexión inestable en internet que han impedido un mejor desarrollo del teletrabajo en Venezuela. Por otro lado, la velocidad de banda ancha móvil es muy lenta.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) afirma que se ha perdido velocidad de internet a pesar de que el país ha disminuido sus usuarios por millones en los últimos años.

Hace menos de una década, Venezuela era el país número uno de América Latina, en penetración de servicios de telefonía fija, móvil e internet. Hoy, según las cifras de Conatel pasó a ser de los últimos, en internet.

Los problemas del internet también se ven afectados por la falta de combustible, las torres móviles de Venezuela trabajan con base en diésel, lo que hace imposible dar mantenimiento a las torres de comunicación, el vandalismo es otro problema, en la ciudad se roban los cables de cobre para poder venderlos en el exterior.

Todo esto ha afectado al servicio de telefonía fija móvil y el acceso a internet que ha experimentado mayor demanda debido no solo a que hay más personas teletrabajando sino a las actividades educativas a distancia.

Desde el inicio de la cuarentena, el consumo de datos ha sido masivo y ha crecido el número de usuarios de internet.

Alrededor de 44 de cada 100 venezolanos tiene libre acceso a internet

Los usuarios se quejan

Los venezolanos sufren el impacto de una conectividad deficiente. Es común escuchar: “En mi casa no hay conexión, tienes que estar como pescando, y en la oficina también, se cae de repente”; “es impredecible totalmente saber si hay o no conectividad”.

Hay quienes dicen que no tienen servicio de comunicaciones desde hace meses y, si solicitan algún servicio, no hay sistema o debe esperar varios días para recibir respuesta.

Y ¿qué hace la Cantv?

Gabriela Jiménez, ministra de Ciencia y Tecnología y actual presidenta de CANTV informó recientemente que se encuentran trabajando en la resolución de averías y en el mantenimiento a las redes de telecomunicaciones para garantizar el acceso a los servicios de telefonía e internet a toda la población.

Durante septiembre y octubre del presente año se repararon 881 eventos de averías masivas en todo el país, lo que se tradujo en la reposición de servicios de telefonía e internet a 137.852 suscriptores, residenciales, comercios, empresas e instituciones públicas y privadas.

La empresa estatal dio así un reimpulso al Plan de Resolución Integral de Averías, luego de recibir en agosto dos cargamentos de material estratégico compuesto por conectores y modulares; adquisición que fue posible gracias a alianzas con proveedores internacionales.

LUCILA CONTRERAS / CIUDAD CCS