LA ARAÑA FEMINISTA | #25N Resistir a todas las violencias

0

En una reunión con compañeras del Abya Yala una compa argentina objetó que el nombre del foro para el 25N (en diseño) sólo nombrara la violencia y no la resistencia: “Nuestros pueblos y sus mujeres llevan más de 500 años resistiendo”, dijo “la resistencia está en nuestra identidad”. Ahí me lanzó la pelota: “Las venezolanas tienen mucho que hablar de resistir”.

Ya a principios de la pandemia, en conversa con palestinas y estadounidenses, se me había interpelado acerca de nuestras formas de resistencia. Conté de las mujeres de mi barrio organizándose para sostener el servicio del agua, de las que siembran terrenos urbanos baldíos, de las jaboneras y así… pero siguió la pregunta tintinando, ¿cómo resistimos las venezolanas a la pandemia en medio de la guerra contra nuestras pueblas-pueblos? Guerra multiforme que ha agudizado la ya existente violencia contra las mujeres venezolanas y nuestras cuerpas.

Me di cuenta que estaba pensando en las resistencias como experiencias organizativas de gran envergadura. No estaba palpando la textura, valorando la importancia de esos pequeños actos de resistencia, esas resistencias cotidianas. La resistencia está constituida de pequeños actos en lo cotidiano que nos permite sostener, prolongar la vida. Llevado también desde una necesidad, desde el deseo de vivir. Este deseo está impregnado de alegría, vitalidad, fuerza, ánimo. Porque aquí de lo que se está hablando es de la vida y la muerte, de violencias que matan y resistencias que sostienen la vida.

Las mujeres somos las que hemos conservado la vida a través de la historia con nuestra resistencia diaria. En esa lucha cotidiana por la vida que llevamos hemos hecho posible que la especie humana exista, porque en este mundo patriarcal, los hombres se dedicaron a la guerra. Mientras los hombres han hecho las guerras, las mujeres conservamos la vida cotidiana y diariamente.

Sin embargo, se reconocen las grandes luchas, las grandes acciones de resistencias, pero esa mujer que día a día lucha por la sobrevivencia cuidando a su prole, a su vecina, como nos ayudamos en el cuidado de los seres queridos, acompañándonos cuando nos debilitamos en el extenuante ejercicio de denunciar la violencia patriarcal, tejiéndonos en una resistencia, casi siempre invisible; aun en los versados foros de la izquierda, miopes de ver en esa mujer que, sin necesariamente pertenecer a algún partido u organización, quizá ni siquiera al CLAP, es un centro vital de las resistencias.

Es muy constitutivo de nosotras estas resistencias cotidianas, somos una gran puebla. Yo nos llamo a que este 25N día por la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres, en un ejercicio de coherente política feminista, cuando hablemos de las violencias que nos aquejan, también nos nombremos desde esas resistencias cotidianas e invisibles, pero absolutamente vitales que llevamos adelante TODAS.

INDHIRA LIBERTAD RODRÍGUEZ

http://encuentrofeminista.weebly.comwebfeminista@gmail.com