La violencia hacia el Sahara Occidental es histórica

0

Dr. Hadi Laroussi / Ministro consejero de la Embajada de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD)

Dr. Hadi Laroussi / MInistro consejero DE LA embajada de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD)

Nuestro entrevistado, Dr. Hadi Laroussi, nos presenta la situación de conflicto y violencia que acecha a su pueblo –una vez conquistada su independencia, el 27 de febrero de 1976–, por parte de Marruecos y sus aliados: España, Estados Unidos, Israel y la Unión Europea.

Situación histórica y territorial del Sahara occidental 

El Dr. Laroussi, expone lo siguiente: “El Sahara Occidental es conocida como ‘La última colonia de España en África’, durante un siglo. A comienzos de la década de los sesenta, empezó su proceso de descolonización por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). España –como potencia colonial–, nunca llevó a cabo ese proceso. Sin embargo, ejecutó el Acuerdo Tripartito de Madrid en 1975, donde divide el territorio saharaui en dos partes: una para Marruecos (ocupantes del norte) y la otra, para Mauritania (ocupantes del sur). Es a partir de ese momento, que se comenzó la ‘Guerra de descolonización’. En 1978, Mauritania decide retirarse y reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática, como nación soberana del Sahara Occidental.

Marruecos –como país invasor, genocida y criminal–, de forma arbitraria e ilegal ocupó el territorio saharaui extendiendo la guerra, hasta 1991 (es decir, por trece años), y bajo negociaciones con la ONU y la Unión Africana (UA), lograron firmar los Acuerdos de Paz, entre el Frente Popular por la Liberación de Saguía El Hamra y Río de Oro (lo que se conoce como el ‘Frente Polisario’, que es el movimiento de liberación del Sahara Occidental, que ha trabajado de forma inalcanzable, para acabar con la ocupación marroquí y conseguir la autodeterminación de su pueblo) y el Reino de Marruecos. Hasta la fecha, llevamos 29 años en un proceso de paz sin ver ningún resultado. Por otra parte, la violación del ‘cese al fuego’ fue hecha por Marruecos”, asevera Laroussi.

El muro de la vergüenza 

Cabe destacar, que Marruecos fue el artífice de la construcción del Muro de la Vergüenza, desde 1975 y bajo el apoyo de sus aliados España, Estados Unidos, Israel (éste, como autor intelectual y su experiencia con el muro en la Franja de Gaza, en Palestina) y la Unión Europea. Representan 2.700 kilómetros de minas (es decir, más de 7 millones de explosivos antipersonales), donde más de 3.000 saharauies (incluyendo niñas, niños, mujeres y hombres), han resultado muertos, heridos o mutilados.

Expolio de los recursos minerales saharauies 

El Sahara Occidental es rico en recursos minerales (oro, petróleo, gas, fosfato –y hasta tiene la mayor reserva pesquera, única en África–). Son totalmente controladas y explotadas por el Reino de Marruecos, mientras que el pueblo saharaui, padece injusticias deplorables. Solo cuenta con la ayuda humanitaria de organizaciones internacionales, y de países amigos, como Argelia.

Protestas por el cierres de la brecha de de Guerguerat

En los actuales momentos, Marruecos ataca y asedia a cientos de manifestantes civiles saharauies, quienes han protestado y bloqueado de forma pacífica, la “Brecha de Guerguerat” –brecha ésta, que representa el paso fronterizo ilegal más transitado en la historia del Sahara Occidental y de África, como también, el punto clave para el tránsito de indocumentados, el narcotráfico y el armamento procedente de Marruecos, hacia el África Occidental–. “Esto representa una gran violación del acuerdo de paz y al ‘cese al fuego’. Es una provocación que amenaza a la seguridad y a las vidas de las y los saharauies. Es un delito de flagrancia en el derecho internacional. Aún no ha sido condenado por la ONU”, sostiene el diplomático.

La diáspora saharaui en el mundo 

“La diáspora Saharaui, está en muchas partes desde la década de los 90 (luego del llamado ‘cese al fuego’). La mayoría de las y los saharauies residen en países como Argelia, Cuba, España, Mauritania y Venezuela. Apoyan en todo lo que pueden, pero también están listos cuando su pueblo los necesiten”, asegura Laroussi.

Relaciones RASD-Venezuela

La República Bolivariana de Venezuela, acompaña de forma incondicional las causas justas de los pueblos del mundo. Recalca nuestro entrevistado: “La causa saharaui es una de ellas. Estamos muy agradecidos, por ese gran apoyo solidario y político de Venezuela. Es a comienzos de la década de los 80, que se establecieron por primera vez los nexos diplomáticos con nuestro país, bajo el gobierno del expresidente Luis Herrera Campins. Ahora bien, la Revolución Bolivariana, nos han brindado apoyo humanitario: desde el envío de máquinas de perforación de aguas profundas (para abastecer del vital líquido a los campamentos de refugiados saharauies), la construcción de una escuela primaria que lleva el nombre del Libertador Simón Bolívar (donde sus niñas y niños, han recibido las canaimitas, los libros de la colección Bicentenario y los morrales tricolor con sus útiles escolares), hasta la formación de estudiantes universitarios –en convenio con la Escuela Latinoamericana de Medicina “Dr. Salvador Allende”–. Unos ya se graduaron y hasta los momentos, hay cinco estudiantes en su proceso de formación como médicos”. Del mismo modo, Laroussi recalcó se cuenta con el apoyo de la Asociación Venezolana de Solidaridad con El Sahara (ASOVESSA), la Fundación Sahara Libre y la Sociedad de Poetas “Andrés Eloy Blanco”.

Ciudad Ccs / Siboney del Rey 

__________________________________

El conflicto que la ONU no ha resuelto

Recientemente, el Secretario General del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali, declaró la ruptura del “alto al fuego” firmado con Marruecos en 1991, decretando el Estado de guerra. Ante los ojos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el Sahara Occidental es un “territorio no autónomo”, que está en proceso de descolonización y cuya potencia administradora es España. El conflicto Marruecos-Sahara Occidental es conocido en gran parte del país ibérico.

Históricamente, los partidos de izquierda lo han reivindicado como parte de su programa electoral. Sin embargo, ningún presidente ha logrado intervenir de una manera efectiva y pacífica.

El origen de este conflicto se remonta a 1975 y 1976, cuando España decide prescindir de la última colonia que le quedaba: El Sahara Occidental. Firmó el llamado Acuerdo Tripartito de Madrid, donde se estipulaban las condiciones del intercambio por el cual España cedía su colonia, es decir, un territorio invadido, a Marruecos y Mauritania, a cambio de acuerdos económicos. Tras su firma, la población saharaui se levantó en armas reclamando su propia soberanía y comenzó una guerra en la que lograron expulsar a Mauritania pero no a Marruecos, que concluyó en 1991. Posteriormente, el Acuerdo de Madrid fue declarado nulo en 2002 por la ONU.

Tras el final del conflicto, la ONU prometió una mediación con el objetivo de convocar un referéndum. Concretamente, en enero de 1995 el Consejo de Seguridad de la ONU se pronunció en “Reiterar el empeño en que se celebre, sin más demora, un referéndum libre, limpio e imparcial para la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental”. Mientras tanto, las y los saharauies viven en dos zonas principalmente, una de ellas bajo una estricta supervisión marroquí (en la parte del Sahara), y la otra en un campo de refugiados de más de 170.000 personas en la zona de Tindouf, en territorio de Argelia.