Muñecos callados

0

Quedaron mudos. Su ventrílocuo, Donald Trump, fue echado del espectáculo. Los presidentes pitiyanquis a través de los que hablaba –sus muñecos de circo- están en pánico: desde Peña Nieto en México hasta Abdo en Paraguay, pasando por Duque, Romero, Áñez, Bolsonaro, Macri, Piñera, además de los autoproclamados de Bolivia y Venezuela. Con ellos, el ventrílocuo de la Casa Blanca había resucitado la doctrina de Monroe y del “patrio trasero”. Un cartel fue clavado en la puerta de la carpa: “Hoy no hay función”. Viene otro ventrílocuo y traerá o pondrá sus propios muñecos. Esto, si los trabajadores lo permiten porque desde ayer decidieron que mejor desmontaban todo el circo. No bote su ticket, no devuelva las cotufas todavía.

Earle Herrera