ARRIMANDO LA BRASA | Assange en la FILVEN 2020

Laura Antillano

0

Una semana, diríamos que dos, han sido de un ajetreo indescriptible, dada la profusión de información en el ámbito de los eventos culturales, a los cuales estábamos acostumbrados de modo presencial, y con el coronavirus se convirtieron en digitales, lo que se traduce en: ver redes sociales, Instagram, YouTube, WhatsApp, y la televisión (esta en último término, aunque en primero en cierta medida, para la mayoría, dado que lo miramos como algo más familiar, cercano, como una abuela muy conocida que sigue allí, a pesar de todo).

La Filven del Ministerio de Cultura y el Festival Mundial de Poesía, que desde hace tres años está apadrinado por el Ministerio de Educación como toda actividad de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello. El Concurso de Novela Rómulo Gallegos, en su versión 2020, se sumó a todo esto, dado que ya tiene ganadora, y es motivo general de celebración. La presencia del Earle Herrera como escritor homenajeado de la Filven, cronista, narrador, humorista, envuelto en la estima de todos, ha sido celebrado en cercanía con Aquiles Nazoa, por estos días de exaltación pública, y a ello se suma el homenaje al querido poeta Blas Perozo Naveda en ambos eventos, quien ya no está físicamente pero su duelo ha despertado la necesidad de recordarle a todos los que fuimos sus amigos y lectores.

Son muchos pues, los motivos que hicieron y hacen de estos días, en la larga pandemia, que han llevado como a un estado de agitación inesperado, casi como para probarnos que con covid-19 y todo, solo hay que instrumentarse con las nuevas plataformas de comunicación colectiva y lanzar las cartas sobre la mesa. La agitación ha sido imparable, y pensamos que ello ha resultado positivo en gran medida, como indicativos de que en colectivo la máquina se engrana, y pueden, podemos, los humanos, cocinar nuevas formas de estar juntos, sin estar revueltos.

Uno de los eventos más interesantes de la semana ha sido el propiciado por Ernesto Villegas con relación al caso de Julian Assange. Nos pareció un acto de justicia importante, esta demostración de solidaridad, con este periodista, quien es perseguido, agredido, despojado de sus derechos, desde hace diez años, por ejercer su tarea poniendo al descubierto verdades innegables, en la búsqueda de evitar mayores conflictos bélicos. Todos a través de los medios hemos seguido su proceso, y la realización del acto en solidaridad con su causa nos pareció absolutamente adecuado, exhortando a la solidaridad con quien ya es parte de la historia contemporánea como un símbolo de valentía y búsqueda de justicia.

Los nuevos recursos de comunicación dieron la posibilidad de tener comunicación directa con el exterior e incorporar voces en la explicación del caso de Assange, que han conocido muy de cerca todas las circunstancias, como Guillaume Long, quien fue canciller de Ecuador durante el gobierno de Rafael Correa, y Arantxa Tirado, especialista en temas internacionales, aparte de la apertura a la participación del público que propicia el sistema abierto de estas formas de comunicación. Assange es sometido a un juicio que busca producir su extradición y, a pesar de todo lo que ha vivido recluido y condenado, el ensañamiento hacia su persona, que debería ser considerado un símbolo de la tarea periodística de reflejar la información verídica para el ciudadano común del mundo.

Esta actividad, como el foro de Mercedes Chacín y Clodobaldo Russian, son parte del espacio titulado Periodismo en tiempos de bloqueo, en la 16° Feria Internacional del Libro 2020; nos ha parecido son actividades dignas, cónsonas con el ejercicio de espacios culturales que deben estar al servicio de la libertad, la verdad, y en general la defensa de los derechos ciudadanos a la información. Se anotó puntos el ministro Villegas con su excelente intervención final en ese evento.

Laura Antillano