A veces Dios se distrae 

0

Esta frase que cualquier poeta podría reclamar, la pronunció Diego Armando Maradona cuando comentaba la muerte del comandante Chávez con Víctor Hugo Morales, en el programa De Zurda que transmitía Telesur. Sin faralaos académicos, así hablaba Maradona, con esas imágenes espontáneas que recuerdan al gaucho de las pampas. No se alarmen los cancerberos del Parnaso, no diré que era un poeta, aunque escribiera poesía  danzando sobre el césped. Hablaba con parábolas, sin ser Jesús, no se vaya a alarmar ahora su paisano Francisco I. El mundo recuerda su gol a los ingleses en México 86, pero lo que repite es la frase con que  lo bautizó: “fue la mano de Dios”.  Desde entonces su pueblo lo deifica. Este miércoles, Diego, Dios se volvió a distraer.

Earle Herrera