Mariposas de Dios

0

Los deportistas no se distinguen precisamente por su lenguaje. Hay excepciones que brillan, no por estar “en el país de los ciegos”, sino porque deslumbran incluso en el de los videntes. Los hay que se hacen famosos por su refranero o manejo de lo obvio, como el legendario Yogi Berra, de los Yanquis de Nueva York, quien bateaba frases como esta: “el juego no se acaba hasta que se acaba”. Pero los hay más inspirados que llegan a rozar la poesía. Dos nombres: Muhammad Ali, en el boxeo, y Diego Armando Maradona, en el fútbol. Ambos dejaron expresiones que los trascienden. Maradona es autor de frases como “la mano de Dios”, “a veces Dios se distrae”. Alí, antes de su titánica pelea con George Foreman, ya la había ganado con esta declaración: “Picaré como una abeja y bailaré como una mariposa”.

Earle Herrera