La ejecución de John F. Kennedy

J.J. Álvarez

0

El atentado que puso fin a la vida de John F. Kennedy, presidente de Estados Unidos de Norteamérica, el 22 de noviembre de 1963, en Dallas, Texas, fue una ejecución proyectada por la CIA, asociada con un sector ultrareaccionario de ese país, que en ninguna forma constituyó solución a las contradicciones existentes entre intereses imperialistas.

Afirman que la ejecución de Kennedy fue un golpe de Estado a la constitución que impulsó objetivos fascistas sobre todo los de aquellos que no estuvieron dispuestos a tolerar la presencia de un presidente en el poder que hiciera duras críticas a las operaciones secretas de la CIA en su país y en el mundo.

El discurso de Kennedy del 27 de abril de 1961, fue la chispa que encendió la pradera en el Pentágono, la CIA y círculos mafiosos de USA. Al respecto, Kennedy reveló: “La palabra “SECRETO” de la CIA resulta repugnante en una sociedad libre y abierta. Y nosotros como pueblo estamos inherentemente e históricamente opuestos a las sociedades secretas, a los juramentos secretos y los procedimientos secretos”.

JFK, un dramático documental de Oliver Stone, puso de manifiesto que la muerte del presidente Kennedy se debió a circunstancias muy sospechosas; entre las cuales, se tienen las generadas por el fracaso de la invasión de mercenarios en Playa Girón, en Cuba, en abril de 1961, la Crisis de los Cohetes en Cuba en octubre de 1962 y, a sus deseos de retirar las tropas norteamericanas de Vietnam del Sur para fines de 1965. Es qué acaso Kennedy pronosticaba la derrota militar en Vietnam, el 30 de abril de1975?. Lo intuimos.

A 57 años de aquel trágico acontecimiento, más de un centenar de personas relacionadas con el caso Kennedy han muerto en circunstancias muy extrañas. Trump anunció que para 2021 liberará más de 3.100 documentos secretos sobre la muerte de Kennedy. En ellos aparecerían involucrados los directores de la CIA y el FBI en tiempos de Kennedy.

La muerte de Kennedy, es una advertencia que ha quedado en la mente del pueblo norteamericano. Toda esto es una locura sin sentido, una historia reveladora de la esencia criminal y carente de escrúpulos del imperialismo y sus instrumentos de conspiración.

J.J. Álvarez