HORIZONTE DE SUCESOS | Gravedad I

Heathcliff Cedeño

0

Alguien que sabe del tema principal en esta columna recientemente me envió un texto revelador (al menos para mí) que sirvió de inspiración para escribir el artículo de esta semana.

“Cuando decidió estudiar física lo hizo porque necesitaba unas verdades innegables, y se pueden negar muchas cosas, pero no la gravedad, la velocidad de la luz y otros hechos científicos”, reza el texto donde se refieren a Angela Merkel, la canciller federal de Alemania.

La novedad fue enterarme de que esa mujer parca de la política es física y que, al igual que yo, tiene inquietud por el cosmos, y tal vez eso sea lo único en lo que coincidamos.

Pero no es de la política alemana de lo que hablaré esta semana, sino de una de esas verdades innegables que menciona.

Hasta el momento me he referido al espacio-tiempo. Estos dos elementos, que son las bases que sostienen todo lo existente, parecen tener un origen general y particular dependiendo de si se trata del universo o de una persona.

Si tratáramos de visualizar el espacio-tiempo lo más idóneo sería pensar estos componentes indivisibles como una gran malla que se extiende infinitamente y donde se sitúan las galaxias, soles, planetas, lunas y hasta uno mismo.

Pero hay otro elemento adicional que junta a los dos antes descritos: la gravedad, tema del que hablaremos hoy y las semanas siguientes.

De antesala podemos decir que la gravedad termina por darle carácter a todo lo existente en esa suerte de malla cósmica, porque de ésta depende la densidad de los cuerpos y, por ende, su presencia.

Heathcliff Cedeño