AL DERECHO Y AL REVÉS | José Vicente

Domingo Alberto Rangel

0

Aficionado a escribir en contra de las estupideces que la polarización oferta como moneda buena… hoy lo hago a pesar de estar convencido de que a unos y a otros les puede causar disgusto lo que viene a continuación.

Para alguien que lleve el nombre de mi legendario padre es difícil escribir una nota necrológica sobre José Vicente Rangelpersonaje enigmático sobre el cual se han tejido leyendas urbanas que oscurecen la realidad.

Domingo Alberto, mi padre también fallecido, fue uno de los primeros presos políticos del período que comenzó a la caída de Pérez Jiménez. Y aunque no recuerdo que José Vicente lo visitara en el Cuartel San Carlos donde entonces retenían presos a la espera de un juicio militar que nunca se dio… estoy seguro de que JVR por entonces muy joven… protestó en sus escritos.

Uno y otro Rangel fueron víctimas de las exageraciones propias de una sociedad que ora demoniza al adversario político… o lo convierte en santo. Afortunadamente no me inscribo entre quienes no ven “ojo bonito en cara ajena”.

Mi padre se mantuvo siempre fiel a sus ideas propias que lo llevaron a rechazar curules y poder porque para DAR solo desde fuera del sistema se podía revolucionar nuestro país: José Vicente desde la acera de enfrente entendió y fue fiel a esa concepción… que una sociedad también se puede cambiar por métodos pacíficos.

Quizás allí esté la clave que explica cómo en un país levantisco, unos y otros posiblemente ofrezcan una valuación más positiva para DAR – que la que están dispuestos a darle a JVR – dato notable porque en esa categoría caen personajes que seguramente nunca coincidieron con mi padre.

Y así JVR cuando accedió al poder junto al comandante Chávez… a diferencia de DAR que siempre se mantuvo lejano de Miraflores… se ganó el ticket para ser observado por la polaridad que todo lo estupidiza.

A José Vicente lo conocí durante su mitin de clausura en 1973: Era yo independiente y había cubierto desde la tarima el mitin de cierre de AD cuando se me ocurrió que lo mejor para un periodiquito universitario era contrastar las ofertas de los 3 mayores candidatos.

Al cierre de Copei no pude entrar por no estar en una lista… pero al del MAS muy amablemente me permitieron estar junto a los oradores: Allí conocí lo que es la soledad de un candidato al que sus conmilitones injustamente le iban a enrostrar la segura derrota tras una campaña brillante si se quiere.

Mientras Teodoro Petkoff y otros líderes cuchicheaban entre sí en ese espacio donde terminaban las torres del Silencio… José Vicente desde su soledad amablemente se puso a conversar conmigo… sentados sobre un brocal… hasta que le tocó clausurar el acto.

Luego tuve oportunidad de coincidir con él a lo largo de la vida… incluso en uno de mis empleos más extraños pero recordados… cuando fui jefe de ingenieros en el Cementerio del Este y conversaba con José Vicente que por allí pasaba… siempre amable, sensato y conciliador.

Políticamente nunca coincidí con JVR pero puedo decir que fue su consejo lo que me facilitó el Premio Nacional de Periodismo.

Explico: Sucedió que en medio de la parálisis que sufren las ideas liberales, a Julio Camino se le ocurrió conversar con José Vicente y una mañana hablamos con él por horas.

En esa conversa José Vicente me dijoDomingo, tú debes escribir en Últimas Noticias que es el diario más leído y el de la clase trabajadora”… enseguida le dije que sí pero que me daba pena llamar al periódico para ofrecerme… y de una vez JVR me puso en contacto telefónico con Eleazar Díaz Rangel para que esa misma semana comenzara a enviar mis artículos.

No es que José Vicente me enseñara a escribir… pero sin el impuso de Últimas Noticias creo que quienes votan por el premio no se habrían fijado en lo que escribo.

A pesar de que en Venezuela dicen queno hay muerto malo”… la polaridad ha desatado dicterios y excesos con JVR quien evidentemente ni fueasesinooladróncomo algunos ignorantes de quien era el personaje recién fallecido… se atreven a twittear.

José Vicente fue un personaje extraordinario sobre todo en su lucha temprana en pro de los presos y torturados por causas políticas… pero sin ser para nada reprochable su vida austera aunque eso algunos no lo crean… tampoco fue un santo y seguramente no hará milagros en el futuro porque le cargarán a su cuenta los errores de los gobiernos bolivarianos.

Un personaje conciliador e inteligente y culto como JVR hará falta y no se vislumbra quien lo pueda suceder: Paz a sus restos y mis condolencias a la viuda… a Pepe… a Gisela y a Gabriela ahora diputada vencedora de un charlatán y populista.

Domingo Alberto Rangel