Hasta en pandemia el venezolano es feliz

0

Hace poco más de 30 años Gerardo Valentín sabía que cantar era lo suyo. Fue en la preadolescencia cuando se inició en las Voces Blancas y de ahí en adelante se fue metiendo en la música venezolana, los boleros, los ritmos afrolatinos y pare de contar.

Ya lleva cuatro discos: “Venezuela es mi lugar” (2006); “Felicidad, fe y esperanza” (2009); “Homenaje a Sadel” (2012) y “Ya tengo listo el corazón” (2016). Este año va por su quinta producción que promete sorpresas.

Aunque se maneja muy bien sobre la tarima y en las redes sociales, no se considera una celebridad y mucho menos un “influencer”. Más bien maneja con cautela y sencillez su figura como artista.

Aquí nos habla de su visión acerca de este mundo convulsionado y en pandemia.

—¿Cómo ves el desenvolvimiento de las artes con esta pandemia?
—Para nosotros los artistas ha sido un tiempo de formación, de cambiar nuestras maneras de ver al arte y de cómo transmitirlo. Tuvimos que usar las herramientas virtuales para crear y divulgar lo que hacemos. El uso del Internet fue importante, aunque también se han logrado hacer unos espectáculos presenciales con medidas de bioseguridad, menos gente, con distanciamiento social. Sin embargo, seguimos en los streaming. Nos hemos transformado en eso.

—Sin embargo, no es lo mismo ir a un evento público que verlo desde una pantalla.
—La novedad en los encuentros virtuales es la interacción. La gente siente que puede hablar con el artista. Hay espectáculos que pueden variar según la interacción en la red. Hay un cambio. El punto débil de esto es cómo monetizar, cómo hacer de esto algo sustentable. El cobro de los espectáculos se hace complejo. Ya hemos tenido experiencias positivas. Algunos sitios nocturnos, por ejemplo, han incluido dentro de su delivery un pase para ver un espectáculo a través de la red. Hay oportunidad de que los artistas generen acuerdos con locales e ingresos con esta modalidad.

—¿No hace falta la tarima y el público en vivo?
—Siempre va a hacer falta. Ha sido la manera como el arte se ha expresado durante siglos, pero ahora con los adelantos tecnológicos, y en medio de una pandemia que pone en riesgo nuestras vidas, no hay que negarse a estas formas. Fíjate lo que pasó con los gaiteros que eran jurado de un festival y se enfermaron. Hubo un fallecimiento. Nadie quería que Chavín (Jesús Salvador Terán) muriera. Mientras exista la pandemia tenemos que tener mucho cuidado con los encuentros en vivo y privilegiar los encuentros virtuales… Mientras tanto.

—¿Cómo ves al mundo en pandemia?
—Es muy triste que nuestros hijos tengan que vivir esta etapa de encierro, de confinamiento, que no podamos comenzar las clases. Los seres humanos tenemos que afrontar esto con la mayor paciencia y calma. La única manera de que no se propague el covid-19 es el confinamiento y el cuidado. Pareciera fácil pero no lo es. Ojalá en poco tiempo podamos retomar la normalidad.

—¿Crees en la vacuna?
—Como todo tiene su grado de efectividad. Yo me vacunaría. Esperaría al menos seis meses para probar alguna vacuna. Me quedaría con la que demuestre mayor eficacia.

—¿Crees que erradicaría la pandemia?
—La Gripe Española duró, al menos, dos años. Ésta debería durar menos por los avances tecnológicos que tenemos. Esperemos…

—De acabarse la pandemia, ¿crees que continuarán los espectáculos en streaming?
—Ya esto le sirvió al mundo artístico para afinar el uso de los medios virtuales y eso va a seguir siendo un medio de encuentro para medirte, para ofrecer alguna forma de arte en las redes sociales, para continuar el contacto con la gente, además de los presenciales. El streaming, el uso de redes, es una forma de encuentro y no se va a ir.

—Fuiste tendencia en las redes con un video sobre el covid-19 lleno de humor.
—Siempre resalto el buen humor del venezolano. A pesar de cualquier circunstancia adversa voy a resaltar su alegría y eso hice. También se convirtió en una forma de reflexión sin mostrar miedo, terror ni paranoia, porque lo que le gusta al virus es que tengas las defensas bajas y lo que mantiene las defensas altas es la alegría. Por eso Venezuela tiene las cifras más bajas en cuanto a contagio y muertes. Aunque pensaban que no teníamos los recursos, que no teníamos capacidad de afrontar la pandemia, mostramos lo contrario. La gente se vio reflejada en el humor y compartió el video, que llegó a muchos lugares como Francia, España, Uruguay. Siempre quieren vender a un venezolano triste, con supuesta crisis humanitaria, y la realidad es que, aunque atravesamos dificultades y hay una gran cantidad de venezolanos con carencias, seguimos siendo felices.

—¿Cómo ves a Venezuela con esta Asamblea Nacional 2021-2026?
—Pienso que tiene que buscar los métodos para conciliar; que sea un espacio de encuentro para los venezolanos sin distingo de pensamiento. Tiene que ser una Asamblea abierta a las nuevas ideas, a la juventud y al surgimiento de nuevos paradigmas para un país que debe seguir evolucionando.

—¿Y cómo ves al país si seguimos con las sanciones impuestas por EEUU?
—Soy de los que piensa que las sanciones lo que hicieron fue despertar a un país. Nos permitieron vernos independientes. Necesitábamos eso: explorar nuestras capacidades productivas, nuestras capacidades creadoras. Si en algún momento se vieron florecer los poderes creadores del pueblo, esos que hablaba Aquiles Nazoa, fue ahorita en medio de este bloqueo. Nos entendemos desde la independencia y la soberanía.

—¿Hoy cómo ves el futuro del mundo?
—La humanidad ha pasado por un momento en el que se dio cuenta que lo material no importa y que nuestra vida está en peligro. El ser humano durante todo este tiempo de confinamiento profundizó acerca de conceptos como el alma, lo espiritual y disfruta más de la vida. Durante el confinamiento se observó que el modelo productivo no es estar ocho o más horas en un lugar de trabajo. Puede satisfacer las necesidades sin pasar tanto tiempo encerrado en una oficina. El mundo tiene que ir a un nuevo modelo laboral en el que la gente trabaje menos y disfrute más.

—¿Y cómo lo ves con un nuevo presidente de EEUU como Biden?
—Sin importar el presidente que tenga, porque todos sabemos que allí los que mandan son las grandes corporaciones, Estados Unidos tiene que empezar a leer los mensajes que los pueblos latinoamericanos le están enviado. Estados Unidos vive momentos en los cuales debe cambiar su visión de política interna y externa. El pueblo pone en duda su democracia y se concentra en una nueva esperanza para la paz del mundo en vez de esa continua política de agresión y de intervención.
______________

Del bolero a la gaita

Gerardo Valentín no se cree un influencer: “Para nada. Soy sencillamente un músico amante del uso de las redes sociales que quiero opinar como cualquier venezolano acerca de los temas que están en el tapete de la política, siempre desde el respeto, la tolerancia y hasta del humor”.

Para este año tiene en mente un proyecto más caribeño, en el que estarán presentes nuestros ritmos afrolatinos y un poquito más, siempre manteniendo las letras del cantor venezolano.

Allí se podrá apreciar ritmos como el bolero, la salsa, el son y hasta la gaita.

“Estoy grabando cuatro temas que forman parte de una producción que pretendo terminar a final de año”, manifiesta.

ROCÍO CAZAL / FOTO BERNARDO SUÁREZ
rociocazal@gmail.com