Tibisay Lucena: Creamos el sistema electoral más seguro del mundo

0

Socióloga. Rectora de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte). Expresidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE). Militante del Sistema de Orquestas.

—¿Ante la incertidumbre en las elecciones en Estados Unidos, faltó una Tibisay Lucena?
—En Estados Unidos lo que hace falta, en primer lugar, son elecciones presidenciales directas. Ese debate de cambio del Colegio Electoral, que existe hoy y que representa una elección de segundo grado, a un sistema electoral en forma directa, tiene un buen tiempo dentro de los distintos grupos de presión, que han considerado plantear cambios legales en ese sentido. También les hace falta un sistema de controles y auditorías como el que tenemos en Venezuela para garantizar la integridad del voto, pues el sistema electoral estadounidense es, por el contrario, tremendamente frágil en todas sus partes. Quizá las élites tengan interés en mantenerlo de esa forma.

—Ahora como rectora de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), ¿es más fácil anunciar el resultado de su gestión?
—Jejejeje, espero que cuando tenga que hacer un informe de gestión de la Unearte no lo tenga que hacer frente a todo un país y con las cámaras del mundo entero enfocando mi cara. Aunque si ese fuese el caso, sería maravilloso por la atención que tendrían la cultura y las artes en Venezuela.

—En el 2015, en el 40° aniversario del Sistema de Orquestas, usted estuvo tocando el violonchelo, ¿cuándo volverá a tocar?
—Eso fue culpa de José Antonio Abreu, me dijo que tenía que tocar y me negué de entrada, más que todo por pánico, no había tocado en público por años. Me mandó las partituras a mi casa y me pidió que comenzara a estudiarme las partes. Le volví a decir que no, porque a pesar de haber tocado todas las obras en mis tiempos de violoncellista, no me sentía preparada para ni siquiera estudiarlas. Me mandó al profesor Valmore, que por cierto es hoy día maestro de cello en Unearte, y ya no pude negarme, (¿quién le decía que no al Maestro?). Estudié día y noche, Valmore tuvo una gran paciencia para indicarme cada dedo y cada arcada de la partitura hasta que los dedos recuperaron en parte la memoria. Por supuesto, asistí a todos los ensayos cuando comenzaron y me reencontré con mis antiguos compañeros y compañeras de fila y de atril, recuerdo que pasamos recordando viejos tiempos y riendo. Fue una experiencia maravillosa y emocionante.

—Mientras usted estuvo al frente del CNE no tuvo Twitter, ¿por qué ahora se incorporó a ese medio?
—Mientras estuve al frente del Poder Electoral fui la vocera oficial, al país le interesa escuchar las decisiones de la institución más que opiniones personales. Ya fuera de la presidencia me pareció una buena oportunidad para ir formando mi propia voz, mi propia opinión, aún sigo explorando, las redes sociales pueden ser muy útiles para informarse, pero también para desinformarse.

—Qué decir de estas últimas elecciones para elegir a los diputados y diputadas a la Asamblea Nacional. ¿Siente nostalgia?
—Esta elección fue tremendamente importante para el país. Ante las amenazas, las sanciones, la guerra, las descalificaciones, cada voto emitido fue un acto de valentía y de rebeldía. Algo que debemos celebrar cada día. ¿Nostalgia? Para nada, cumplí un ciclo que me dejó grandes satisfacciones, en 20 años creamos la institucionalidad de un nuevo poder público establecido en la Constitución Bolivariana, le dimos forma, majestad y respeto. Avanzamos en los derechos políticos de la mujer, cambiamos la concepción del voto creando el sistema electoral más seguro del mundo y les dimos a las electoras y a los electores las herramientas para decidir soberanamente los destinos del país. ¿Qué más se puede pedir en la vida? ¡Es tiempo de que nuevas generaciones tomen el testigo!
_________________

Retrato Hablado

“Todos somos culpables, pero el poder es el culpable principal”. Leonardo Sciascia fue escritor y político. militante del Partido Comunista Italiano. Después se fue al Partido Radical, donde fue diputado entre 1979 y 1973. Asumió el periodismo como un compromiso para denunciar el abuso y la mafia. Supo contar lo que pasaba en Italia, y sobre todo en Sicilia. Ante el asesinato de Accursio Miraglia, sindicalista comunista; realizó una investigación y en forma de novela negra publicó su libro El país de la lechuza, en 1961, que fue llevado al cine. Allí presentó a la mafia como un Estado dentro de otro Estado. También realizó una investigación detallada del caso Aldo Moro. Estuvo siempre contra los abusos del poder. Asumió la política para seguir defendiendo sus postulados. Pero fue en la escritura donde dejó claramente su preocupación por el país. Admirador de Cervantes y su Don Quijote. Entre sus novelas están Todo modo, El caso Moro, Los tíos de Sicilia. Nació el 8 de enero de 1921, en Racalmuto, Italia. Y murió el 20 de noviembre de 1989, en Palermo, Italia.
_________________

El viernes de Lira

ROBERTO MALAVER