SOMOS LO QUE SOMOS | Jorge Rodríguez dominó el escenario

Luis Zárraga

0

La puesta en escena estaba servida para la instalación de la nueva Asamblea Nacional. Eran las once de la mañana, del 5 de enero de 2021, y con puntualidad se dio inicio a la sesión.

El diputado Fernando Soto Rojas cedió el derecho de palabra a su colega Diosdado Cabello y este sin dilación fue directo al grano y propuso a Jorge Rodríguez como presidente de la AN, acompañado en la directiva por Iris Varela y Didalco Bolívar. Los 277 parlamentarios votaron y por evidente mayoría fueron aprobados cada uno de los postulados.

Luego, con la escena preparada, después de la juramentaciones respectivas, tomó el micrófono Jorge Rodríguez, como presidente y ante un país expectante demostró su gran fibra humana, al pronunciar un discurso que pasará a la historia como lleno de verdades y realidades contrastables, luego de cinco años de hecatombe.

Era un reto, la gran prueba para el ex alcalde de Caracas y este la superó con creces con absoluto dominio del escenario.

El parlamentario sostuvo que a pesar de que el venezolano es amante de la soberanía y pacífico: “Hay ofensas que no se pueden pasar por alto, que si queremos promover la reconciliación de todos tenemos que ver con alarma lo que ha ocurrido en este recinto en los pasados 5 años”.

“Reconciliación sí, pero sin amnesia, y perdón sin olvido”, dijo en un mensaje dirigido a lo más hondo de nuestro pueblo, pero con un trozo dedicado a aquellos que creen que el perdón significa borrón y cuenta nueva. Ser venezolano es antes que nada defender la democracia, “pero hay crímenes que deben ser pagados, contra los más humildes, contra los trabajadores, niños y niñas, para afectar el estado de bienestar que otorga la revolución”.

Prosiguió Jorge, dominando la escena, dominando los vericuetos de una nación que ha sufrido por años los embates de los ladrones que solo buscan acabar con los humildes, acorralando con sus palabras y con su claro pensamiento revolucionario a ese grupúsculo de vende patria que se considera dueño de esta Venezuela libre y soberana en resistencia permanente.

El camino es estrecho, tortuoso, accidentado y generalmente alto por el que es difícil andar, pero es el camino y por el andamos, decimos al redactar estas líneas donde queremos resaltar el dominio del escenario del nuevo presidente de la AN.

Rodríguez prosiguió: “Pretendieron acabar con nuestro territorio. Pactaron con bandas narco-militares para que los llevara a un concierto en Cúcuta. Entregaron el territorio Esequibo. Se han llevado miles y millones de dólares que hubieran servido para comprar medicamentos contra el covid-19 y las afecciones de salud”.

Aseveró que los medios internacionales, “esos que aplaudían las invasiones y las sanciones contra Venezuela”, ahora están publicando que Juan Guaidó se robó mil 700 millones de dólares que la administración Donald Trump le otorgó para “ayudas humanitarias”. Aseguró que de esa cantidad no se usó ni un dólar para atender a los venezolanos sino que fueron a parar en la cuenta de Leopoldo López, Carlos Vecchio y Guaidó: “Gastado en inmuebles costos en Madrid, Bogotá y Miami”.

Expresó con gran precisión y compromiso con el país que los opositores se robaron activos de Venezuela en el exterior, de Citgo, de Monómeros: “Fueron como hienas a la caza de depósitos activos (hace tres días) se pagaron comisiones de 26 y 30 millones de dólares de bufetes de amigos de Juan Guaidó. Perdonen que me extienda en la descripción de estos crímenes. No puede haber perdón con olvido”, insistió.

Hizo el recuento del caso de un contrato por el que se pagarían 60 millones de dólares para asesinar al presidente Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, acabar con la FANB.

Planteó ubicarse en posición de sanadores, para volvernos a levantar: “No venimos a seguir con la politiquería, la política con P mayúscula empieza con la capacidad de escuchar al otro, de lo que el pueblo dice, si nos quedamos en la burocracia y los conciliábulos nos quedamos en la politiquería. Habremos fracasado y no podemos fracasar. Somos voceros de todos y no somos representantes de nadie”. Añadió: “Escuchar al otro conforma la principal manera de respeto; dialogar y acordar con el otro. La reconciliación va a ser posible si nos sentimos incluidos en un gran diálogo nacional”. “Esta gestión va a ir hacia el parlamento comunal”, remató.

Jorge Rodríguez, a nuestro entender dominó totalmente el escenario que se le presentó, lo que da luces de una gran gestión que se ha iniciado y que debe contar con el apoyo de todas y todos ustedes amigos y amigas.

Para finalizar a Jorge, le dedicó parte de este poema, de Gabriel García Márquez, titulado:

Primero, Si alguien llama a tu puerta

Si aún la vida es verdad y el verso existe.
Si alguien llama a tu puerta y estás triste,
abre, que es el amor, amigo mío.

Luis Zárraga