Erick Leal Pítcher del Año 2020-2021 en la LVBP

0

El lanzador de Navegantes del Magallanes consiguió 48 de los 50 votos posibles para el primer lugar.

El abridor de Navegantes del Magallanes, Erick Leal, se alzó este domingo con el premio José «Carrao» Bracho como Pítcher del Año en la temporada 2020-2021 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP).

El lanzador derecho consiguió 48 de los 50 votos posibles para el primer lugar, totalizando 205 puntos. Esto le otorgó una amplia ventaja para adjudicarse la distinción sobre el resto de los candidatos.

«Estoy muy emocionado, aún no me lo creo», fueron las primeras declaraciones del serpentinero de 25 años, que tuvo una ventaja de 89 puntos sobre su más cercano perseguidor, Henry Centeno, quien terminó segundo en la escogencia, que organiza Numeritos Gerencia Deportiva y Lineup. «Esto que está pasando es una enseñanza muy grande. Nadie se imagina lo que esto significa para mí y mi familia», expresó.

Leal se mostró sólido durante la campaña, liderando los departamentos de efectividad y WHIP, además de ser segundo en victorias. Entre los abridores de la temporada, el carabobeño fue el tirador que permitió menos hits, fue segundo en ponches y el segundo pítcher que menos boletos dio, empatado con Raúl Rivero y detrás de Logan Darnell.

En siete salidas, todas como iniciador, el diestro dejó marca de 5-1, con 1,31 de porcentaje de carreras permitidas, producto de apenas cinco rayitas encajadas en 34 episodios y un tercio de labor, con 1,11 de WHIP, solo nueve boletos y 24 ponches propinados.

«La liga no ha sido fácil, hemos tenido momentos altos y bajos. En esos momentos bajos, fue cuando saqué mi verdadero Erick Leal», declaró el diestro, quien no ocultó mostrarse atónito, tras lograr el galardón. «Para mí esto es una sorpresa, y no es porque no merezca el premio. Yo salía a competir, pero no pensaba en ser galardonado hoy en día con un premio de esa magnitud».

Luego de sus primeras dos actuaciones, el nacido en Valencia hilvanó cuatro aperturas sin conceder carreras, acumulando en ese lapso 22 innings lanzados, le dieron 14 hits y guillotinó a 17 contrarios. Además, durante ese período de actuaciones inmaculadas, Leal tuvo un juego de siete entradas -el 18 de diciembre ante Bravos-, siendo junto a Víctor Díaz de Tiburones y Centeno de Margarita, los únicos escopeteros en alcanzar esa cantidad de episodios en un encuentro en la actual zafra.

Tales guarismos los consiguió Leal en una campaña en la que los bateadores marcaron tendencia, al dejar promedio colectivo de .294 y los lanzadores una efectividad global de 4,93, fiel muestra del domino del diestro durante la contienda.

«La clave para dominar a los bateadores ha sido el trabajo extra, y no el trabajo extra haciendo locuras, sino el trabajo que te ayude en el momento de la verdad, que es en el juego, poder exigirle a tu cuerpo y que te pueda responder», consideró el nativo de Valencia. «La mentalidad también ha sido muy importante».

Por si fuera poco, de los 35 galardonados al mejor lanzador de cada zafra desde la 1985-1986, Leal es el número 15 en obtenerlo con una efectividad por debajo de 2,00 y, el primero desde que de que lograra José Álvarez con Caribes, en la campaña de 2014-2015, con un promedio de carreras de 1,91. En este sentido, es el tercero en la historia de Magallanes en conseguirlo, después de Jean Machí (1,25) en la 2009-2010 y Mitch Lively (1,70) en la 2013-2014.

«He tenido temporadas muy buenas en Ligas Menores, cuando estuve con los Cachorros de Chicago, pero esta ha sido muy especial, por todo lo que ha pasado con la pandemia, he estado agente libre y qué manera de regresar. Ahora espero con el favor de Dios, conseguir algún contrato con algún equipo en los Estados Unidos», auguró el escopetero.

En los anales de Navegantes, el pítcher de 25 años de edad es el quinto en ser reconocido con dicha distinción, luego de los galardones de Juan Carlos Pulido (1993-1994), Machí (2009-2010), Lively (2013-2014) y Yohan Pino (2019-2020). Asimismo, es la primera vez en las casi cuatro décadas de la distinción, que dos lanzadores de la Nave son galardonados como los mejores en temporadas seguidas.

«Tengo que darle mucho crédito a nuestro coach de pitcheo Luis (Rivera). Ese señor es muy trabajador, te ayuda a trabajar en las pequeñas cosas. El señor (José) Villa -coach de bullpen- también ha estado muy pendiente de mí y quiero agregar a todo el cuerpo de trainers y a todos mis compañeros, que sin ellos esto no estuviera pasando, porque ellos me ayudaron a conseguir todos esos juegos ganados», dijo.

Los otros dos votos que no le permitieron a Leal la unanimidad para el premio, fueron para Danny Rondón de Águilas del Zulia y Jhondaniel Medina de Tigres de Aragua, quienes quedaron tercero y cuarto en las papeletas, respectivamente.

Ciudad CCS / Reinaldo J. Linares Acosta / Prensa LVBP

Foto: LVBP