ARRIMANDO LA BRASA | Reynaldo Pérez So y que viva la poesía

Laura Antillano

0

Se le ha otorgado el Premio Nacional de Cultura: Literatura, al poeta Reynaldo Pérez So.

Tal circunstancia nos llena de orgullo y alegría, porque consideramos que este escritor tiene los méritos para recibir tal reconocimiento (y muchos otros posibles) en correspondencia con su vida dedicada a la escritura poética, tanto como a la formación de nuevos escritores, y a la difusión de la literatura en ese género, a través de la muy famosa y meritoria revista Poesía, publicación que Reynaldo condujo por varias décadas.

Le precede una vida juvenil de gran emprendimiento, habiéndose vinculado a lo político muy tempranamente, y con ello a la participación en acciones que le llevaron a ser recluido apenas siendo un muchacho, y ello, mágicamente, lo condujo a la literatura de modo oblicuo, dado que estando preso por actos políticos se vincula a la lectura como práctica cotidiana. Y como la vida va abriéndole puertas inesperadas, Reynaldo se entrega al aprendizaje de la poesía y el conocimiento de otras lenguas, como consecuencias naturales de su empeño disciplinado de profundizar en lo que le apasiona.

Reynaldo Pérez So es un intelectual empeñoso en el deseo de profundizar en su incursión en la palabra escrita y sus malabares, y ello le ha llevado no solo a ser maestro de muchos y autor de una obra poética sólida, sino que habiendo, en ese camino, emprendido el otro estudio de la medicina, con igual pasión, logró un puente entre ambos caminos, en su entrega a la comunicación sensible y profunda con sus contemporáneos, en el acto de dar.

Aplaudimos su reconocimiento, como el de otros premiados en esta ocasión, entre ellos Nelson Guzmán en Humanidades, Liliane Blaser en cine y Rodrigo Benavides en fotografía, atribuyéndoles el mayor respeto, con alegría infinita.

Laura Antillano