AHORA LOS PUEBLOS | Maracaibo: Estrella de la Lealtad

Anabel Díaz Aché

0

“Es necesario advertir que el general Bolívar
actualmente no pertenece solo a Colombia
el es un ente que pertenece ya a todo el mundo.
Su nombre es ya propiedad de la historia,
que es el porvenir de los héroes”
Rafael Urdaneta [1]

Asistimos al Bicentenario de la Liberación de la Provincia de Maracaibo, día que este ayuntamiento se declara libre del gobierno español y se une a la República de Colombia. Motivo por el cual, el Presidente de la República, Nicolás Maduro, propuso al poder legislativo incluir una novena estrella al pabellón nacional, a la que llamo “la estrella de Urdaneta, la estrella de la lealtad”.

Quizá cuando algunas banderas del continente empiecen a quitar estrellas y desmembrar imperios, la nuestra en el sentido histórico contrario comience a llenarse de ellas, como símbolo que abraza la unidad, la libertad y la igualdad, en esta búsqueda de la “mayor suma de felicidad posible” para nuestros pueblos que nos mantiene encendida el alma.

Este acontecimiento puede tener múltiples lecturas, dependiendo de la visión historiográfica desde la cual se analice. La historiografía de las elites se ha empeñado en presentar una versión de los hechos acorde a sus intereses. Como señala Sánchez Meleán cuando nos dice: “En esta región histórica había una elite muy celosa de su autonomía e identidad que no estaba dispuesta a perder sus privilegios y el liderazgo que ejercían en la producción y comercio del occidente venezolano” [2].

Los discursos historiográficos de la elite develan tensiones geohistóricas, presentando las características particulares de la zulianidad como un elemento definitorio en la tensión latente entre centralismo/regionalismo, apoyando desde sus posiciones ideológicas, la tensión bolivarianismo/separatismo que se oculta en la tesis que afirma que la elite zuliana, a diferencia de la central, si tiene un proyecto propio.

Proyecto que, vale decir, ha retornado de forma subyacente en las propuestas de conformar la “media luna”, como región autónoma entre Colombia y Venezuela (incluye los estados Zulia, Táchira, Mérida y Trujillo).

Considerando que las condiciones históricas han variado y que en la estrategia del monroismo es fundamental fragmentar los territorios, en un proceso progresivo de balcanización del continente, se torna de carácter estratégico fortalecer de todas las formas posibles la unidad nacional, frente a actores locales, como el paramilitarismo colombiano que tiene intereses propios fusionados con los intereses imperiales, derivados del negocio de la droga. Para nadie es un secreto el papel que ha jugado el Cartel de la Guajira y su confluencia con la derecha extremista venezolana; como tampoco podemos ocultar lo caro que han pagado las comunidades originarias la apropiación de este territorio por parte de los gobiernos expansionistas de Colombia, producto de la negligencia de la derecha que detentaba el poder en Venezuela.

Desde la historiografía insurgente juega un papel fundamental la construcción de hegemonía, para lo cual se debe ganar la batalla simbólica en la reivindicación del sentido popular, bolivariano y libertario de estos acontecimientos.

En este Bicentenario de la Liberación de la Provincia de Maracaibo debemos reivindicar el sentido histórico de:

-El papel fundamental de la Provincia de Maracaibo en el curso del proceso de independencia nacional y continental.

-La figura del General Rafael Urdaneta, en su lealtad a Bolívar y a la causa independentista.

-La figura de José Rafael de las Heras, cubano que murió en suelo venezolano luchando por la independencia, quien simboliza los estrechos lazos históricos de ambas naciones.

-La lealtad del pueblo y en especial de las mujeres zulianas, en la figura de María Dolores Moreno de Castro, a la causa bolivariana.

-La estrategia producto de la habilidad zuliana, que organizó una operación militar impecable, que logra la toma de Maracaibo, sin bajas que lamentar.

-Reivindicar a la Península de la Guajira como territorio venezolano, libre de narcoparamilitarismo.

“El 28 de enero de 1821 debería registrarse en la historia como el día que Maracaibo abraza el proyecto bolivariano” [3].

Anabel Díaz Aché

Fuentes Consultadas:
[1] Chávez Frías, Hugo (2003), Aló Presidente N° 175, Bajo Grande, Parroquia El Carmelo, Municipio La Cañada de Urdaneta, Estado Zulia, Venezuela. Disponible en: http://www.todochavezenlaweb.com.ve/todochavez/4201-alo-presidente-n-175
[2] Sánchez Meleán, Jorge (2014), 28 de Enero de 1821: El Zulia se Declara Libre e Independiente del Gobierno Español, Universidad Rafael Belloso Chacín (URBE), Boletín de la Academia de la Historia del estado Zulia Vol.49. Disponible en: http://ojs.urbe.edu/index.php/academiahistoria/article/view/2707/2466
[3] Finol, Yldefonso (2020),  Maracaibo en la Independencia: el pronunciamiento del 28 de enero de 1821, Boletin ALAI AMLatina, Agencia Latinoamericana de Información –ALAI. Disponible en https://www.alainet.org/es/articulo/204390