Parroquiaadentro | Carnavales de Caracas, años 50 y 60

0

Recordamos lo alegre y bullanguero del carnaval de los años 50 y 60, cuando desde las primeras horas del amanecer los niños ponían las notas de alegría, no solo en sus casas, sino también en los templetes, con el colorido de los disfraces infantiles, muchos de los cuales resultaron premiados en los concursos.

En las zonas populosas el entusiasmo era también grande, premios, piñatas y bailes populares eran programados por las Juntas de Carnaval de cada barrio, con adornos de carnaval se iban decorando cada calle haciendo un ambiente maravilloso y alegre.

En otros lugares se construían las carrozas que debían participar en los desfiles programados, algunas de esas carrozas eran representativas de importantes obras de infraestructura, como lo fue la carroza alusiva al Hotel Humboldt con 4 metros de altura, la que representaba a las torres del CSB, definitivamente monumental y recordamos una muy especial, la carroza del Cuatricentenario de Caracas, la cual conmemoraba su fundación.

Desde el pináculo de la misma sobresalía el legendario Cacique Guaicaipuro, representado por un hombre alto y musculoso, con su lanza y hacha en mano; así pues las carrozas desfilaban por las calles y a su paso se escuchaba el consabido grito del caraqueño, ¡aquí es! al que se contestaba desde la carroza con lluvias de caramelos, delicias para los niños.

Los bailes eran fundamentales, estos se preparaban en los templetes, donde se “echaba un pie” al son de conjuntos musicales provenientes del barrio o de las grandes orquestas de moda, muchas de las mismas eran acompañadas con comparsas y conjuntos regionales que amenizaban el ambiente en una Caracas donde aún se podía disfrutar de sus calles hasta altas horas de la madrugada.

La elección de las reinas, era algo importante, la escogencia de la muchacha más bella del lugar, la cual era coronada en actos protocolares y posteriormente pasear por las principales calles o avenidas; un ejemplo fue la reina del carnaval del 1960, escoltada por 100 cadetes, que hacían de guardia de honor, algo espectacular, o lo ocurrido en la parroquia El Valle en 1952, donde su reina fue escogida por 10 mil personas asistentes, a golpe de un grito general que decía, ¡Yolanda! ¿Será de este evento de donde se inspiró Billo para su famosa canción?

El carnaval en esos años era una fiesta popular disfrutada por todos, o quizás como reza el refrán “todo tiempo pasado fue mejor”, la historia lo dirá.

Parroquia Adentro somos:
Julio González Chacín (fundador)
Renny Rangel Salazar
Ricardo Rodríguez Boades
Gabriel Torrealba Sanoja
parroquiadentro@gmail.com