Inquilinos del edificio Cori denuncian hostigamiento por parte de sus propietarios

0

Un grupo de inquilinos del edificio Cori, ubicado en la avenida Fuerzas Armadas de Caracas, entre las esquinas de Crucecita y San Miguel, denunciaron una campaña de hostigamiento por parte de los ciudadanos Omar Pérez y Lili Consuelo Pérez, propietarios del inmueble, quienes, entre otras acciones los han tildado de manera reiterada de «invasores», cuando el real estatus de esas personas está certificado en contratos de arrendamiento.

Los afectados concurrieron a la sede de Ciudad CCS para expresar la queja y afirmaron que la intención de los propietarios es desalojarlos del inmueble para renovar contratos en divisas extranjeras a un precio mucho más elevado.

Los vecinos del mencionado inmueble también denunciaron la desocupación de tres inquilinos debido a las constantes presiones de los dueños.

Asimismo, expresaron que uno de los propietarios, Omar Pérez, se confabuló con el periodista Carlos Julio Rojas para que éste presentara una información para un medio extranjero sobre la presunta vinculación de los alquilados con grupos de irregulares, también conocidos como «colectivos», para generar desestabilización en el inmueble.

Imelda González, quien está asesorando jurídicamente al grupo, informó que ya han recurrido a varias instancias judiciales y que incluso un tribunal de Caracas dictó una medida de protección en favor de estas personas.

Haissam Ghazal, uno de los inquilinos del edificio, denunció que fue citado e incluso retenido por varias horas por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas a instancias del propietario, sin que hubiese una acusación formal en su contra.

Por su parte, Martín Miranda refirió que en una oportunidad, al salir de emergencia para adquirir un medicamento, al regreso al edificio se encontró con la puerta de acceso cerrada, sin que pudiera acceder a su apartamento por varias horas, donde se encontraba su pequeña hija.

Asimismo, denunciaron acciones perturbadoras como el uso de megáfonos y la colocación de potentes reflectores tanto en la parte externa como interna del edificio que apuntan directamente a los apartamentos, generando una molestia constante.

Los inquilinos exigen una respuesta contundente de las autoridades, en virtud de que las medidas de protección dictadas por los organismos judiciales no han sido acatadas.

Ciudad CCS / Reinaldo J. Linares Acosta
Fotos: Américo Morillo