Fisioenacción | La jabalina implica tener hombros de acero

0

Saludos apreciados lectores. En esta oportunidad les hablaré acerca de una de las disciplinas más antiguas que existen y que fue iniciada por los griegos en el año 776 A.C como competencia en los Juegos Olímpicos, perteneciente al atletismo y denominada lanzamiento de jabalina.

Los orígenes de este deporte se remontan a la prehistoria, ya que este instrumento tipo lanza fue utilizado por los cazadores para atrapar a sus presas y también lo lanzaban a los bandos enemigos para su defensa, en la mayoría de los casos con una soga atada en un extremo para recuperarla con facilidad.

En la actualidad la jabalina es el implemento clave de una modalidad del atletismo, la cual consiste justamente en lanzar la jabalina con fuerza para que llegue lo más lejos posible, con el fin de marcar una puntuación, este objeto puede estar fabricado con metal o fibra de vidrio.

En este deporte el atleta debe tomar posición en un área específica del campo y lanzar la jabalina, mientras a mayor distancia el jugador pueda proyectarla mejor será su puntuación. La disciplina posee técnicas de agarre acompañadas de fases de aceleración y desaceleración en donde el hombro es el más vulnerable a lesiones.

El atleta debe recorrer una pista de unos 30 metros de extensión para tomar impulso; al llegar al límite reglamentario, lanza la jabalina, por lo general el practicante puede realizar tres lanzamientos disponiendo de un minuto por intento. Es importante destacar que las características de la jabalina en cuanto a peso y longitud varían de acuerdo al sexo del deportista.

Las lesiones más frecuentes en el lanzamiento de jabalina se presentan en el hombro y el codo que con los movimientos alteran su biomecánica, haciéndolos susceptibles a lesionarse, siendo la articulación glenohumeral la más afectada por la repetitiva rotación interna del hombro que produce pinzamiento del supraespinoso y desgarros musculares del manguito rotador.

Hablando de beneficios generales obtenidos, tenemos el desarrollo de la coordinación, concentración y competitividad, así como la capacidad de lucha, constancia y fuerza, la liberación de endorfinas al realizar actividad física generando estado de bienestar. Hasta una próxima entrega.

Ciudad Ccs / Ydalmis Bravo