La comuna Tres Raíces abastece a su comunidad y se autosustenta

0

El pueblo organizado es capaz de buscar alternativas que le permitan adaptarse a cualquier circunstancia, según su proporción, incluso en medio de una pandemia no se detienen las labores para aprovechar espacios que durante algún tiempo permanecieron inutilizados, en busca de la igualdad de beneficios por el bien de la comunidad.

Llegamos a las 10:00 am a la populosa parroquia del 23 de Enero y, desde allí, la Fundación Tres Raíces no da tregua al ocio. Han beneficiado a miles de familias que habitan entre las zonas E y F a través de las casas de cultivo, panadería comunal, cría porcina y de gallina. También se imparten conocimientos técnicos en los talleres de tornería, herrería, control numérico y costura, desde las instalaciones recuperadas del Centro de Formación Socialista Heyker Vázquez, en la Zona E, que anteriormente funcionaban como albergue de damnificados por las fuertes lluvias del año 2010.

Durante el recorrido por las inmediaciones, la voz de Alí Primera resonaba desde un parlante, al mismo tiempo que el director del centro de formación Eudy Otaiza hablaba sobre el reimpulso de la producción agrourbana para atender la demanda no solo de la comunidad, sino también en otros lugares de la capital.

Estas labores son desarrolladas por los brigadistas juveniles de la Escuela Agrourbana dentro de la fundación para su aprendizaje en cuanto a la acción sincronizada de la productividad en la zona. La azotea del recinto sirvió para mostrar la siembra de hortalizas.

Ciudad Ccs /Emmanuel Chaparro