MEMORIAS DE UN ESCUÁLIDO EN DECADENCIA | Sanciones

Roberto Malaver

0

¡Llegaron las ampolletas! ¡Llegaron las ampolletas! La dictadura nos acaba de dar dos coñazos por todo el centro del campo. Primero, el informe de la comisionada especial de la ONU diciendo que las sanciones nos tenían jodidos a todos, y segundo, la llegada de las vacunas. Dos carajazos que nos dejaron pegados contra la pared. Menos mal que el compañero Douglas -Eterno- León Natera salió a decir que ni de vaina se les ocurra ponerse esa ampolleta. Ese hombre sabe su vaina, porque tiene experiencia, un montón de años como presidente de la Federación Médica del país lo certifican. Esa receta le salió bien al Dr., porque estamos llevando palo, palo, palito, palo es… Y después llegaron las sanciones de la Unión Europea para todos esos carajos que apoyaron las elecciones esas de la Asamblea Nacional, es decir, los sancionan por demócratas, porque la Unión Europea sabe su vaina, como Natera, ese Borrell anda arrecho porque Putin lo mandó derechito al carajo y que buscara a Guaidó como guía, porque Nathalie estaba en el café Pushkin, así le dijo en ruso.

Así que el juego se empató dos a dos. Pero la respuesta del dictador fue sacar del juego a la embajadora de la Unión Europea, la declararon persona no grata –ingrata, pues- y la enviaron para su casa, y además, les dieron a cuatro embajadores su carta de protesta: Alemania, es la segunda vez que a este carajo lo protestan y él insiste- España, Francia y Países Bajos, que por lo visto, ante ese comportamiento, siguen siendo muy bajos. Nosotros todavía no hemos respondido porque estamos esperando la línea desde Bogotá, no las que nos da Uribe, esta vez es la que nos da el embajador de Trump, James Story, él todavía no sabe que Trump perdió. Allá, en el Hotel Marriot, reunido con nuestros demócratas y solicitadores de sanciones y bloqueos, Julio –Matemático- Borges, Leopoldo -Cheque PDVSA – López y Carlos – Dólar –Vecchio, están viendo cómo carajo salimos de este peo, y qué es lo que vamos a hacer, porque ya, como todo el mundo sabe, hemos hecho de todo. El viernes termina la reunión, y ojalá que no se les ocurra irse a Cúcuta, al hotel Penélope, para recordar los dos años de la ayuda humanitaria y el concierto aquel del que todavía no sabemos cuánto se recaudó y quiénes se quedaron con la plata y se echaron a reír.

Las sanciones nos están salvando por ahora. El interino puso un tuit felicitando a la Unión Europea por sancionar a esos carajos que están a favor de la democracia. Y le cayeron encima, porque cada vez que el interino pone un tuiter le dicen que pele las nalgas, como en la manifestación aquella, para ponerle la vacuna. Otro que celebró en grande en Bogotá, en el hotel Marriot, fue Leopoldo -Cheque PDVSA- López, dejó por un momento la poesía, y sin perder tiempo, porque él sabe que el tiempo largo se le hace corto, y el tiempo corto se le hace largo, puso un tuit apoyando las sanciones de la Unión Europea, y mientras tanto nosotros aquí, pelando bola pero apoyando siempre, porque en cualquier momento nos cae una vaina, porque todo no puede ser para ellos, también a uno tiene que tocarle su vaina.

El papá de Margot llegó de la calle diciendo que “pusieron unas nuevas sanciones y cayó un gentío. Los del CNE, los de la oposición democrática, los chavistas, los militares. La Unión Europea repartió sanciones para todo el mundo, muy democrática la Unión. Ahora nos vamos a sentir mal los venezolanos que no hayamos sido sancionados por la Unión Europea, porque eso viste mucho, es muy elegante”. Y se fue directo al cuarto y agarró la puerta y le metió ese coñazo tan duro, que la vecina gritó: “Te sancionaron, muérgano”.

-Preso estoy y estoy cumpliendo mi condena.- Me canta Margot.

Roberto Malaver