América Latina y el Caribe ganan con cuatro vacunas cubanas

0

El proceso de vacunación contra la covid-19 avanza día a día, y mientras la mayoría de los países se ha esforzado en importar las vacunas compitiendo con las naciones más ricas por un suministro limitado de dosis, Cuba se ha dedicado a producir sus propias vacunas.

Según los organismos científicos de ese país, actualmente trabajan en el desarrollo de cuatro posibles vacunas.

A partir de este mes de marzo, dos de las cuatro vacunas candidatas desarrolladas en la isla comenzarán su tercera y última prueba, anunció el Gobierno cubano. Ellas son Soberana 02 y Abdala. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advierte que las candidatas deben superar todas las pruebas.

Eulogio Pimentel, vicepresidente del grupo empresarial cubano BioCubaFarma afirma que los resultados hasta ahora son alentadores; ambas candidatas vacunales han demostrado ser seguras y capaces de generar anticuerpos específicos contra el virus, inhibir la unión de la proteína viral al receptor celular y neutralizar la infección del virus en cultivos de células humanas susceptibles.

Las cuatro vacunas cubanas

Con nombres patrióticos: Soberana 01 y Soberana 02, desarrolladas por el Instituto Finlay, y Abdala y Mambisa, por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). Abdala es el nombre de un poema escrito por el ícono revolucionario cubano José Martí, y Mambisa refiere a las guerrillas cubanas que libraron una sangrienta guerra por la libertad contra los españoles. Esta última tiene como peculiaridad que su administración es por vía intranasal
Pimentel explica que las cuatro se basan en el enfoque de vacunas de subunidad proteica, que utilizan una proteína viral o parte de ella (en este caso el RBD, región de la proteína S del SARS-CoV-2) para inducir una respuesta protectora específica en la persona vacunada.

“Este tipo de vacunas por ingeniería genética son las más tradicionales y seguras, además de tener la ventaja de que se conservan a una temperatura de 2 a 8 grados”, aseveró el doctor José Moya, peruano experto en salud, representante en Cuba de la OPS.

Soberana 2, la más avanzada

Cuba tiene las esperanzas puestas en esta vacuna desarrollada con base en proteínas que contiene parte del coronavirus; combina la proteína RBD del virus con el toxoide tetánico, potenciando la respuesta inmune. “Es muy segura y con muy pocos efectos adversos”, ha dicho Vicente Vérez, uno de los científicos que lidera el equipo que la desarrolló. Del mismo modo, no necesita almacenarse en congelador, lo que resultará ser un atractivo para los países más pobres, que a menudo carecen de los equipos para mantener tantas dosis congeladas.

Inmunización masiva 

Los resultados en las fases I y II han sido buenos. Los organismos científicos se preparan para la fase III de ensayos en unas 150.000 personas en Cuba y en Irán, países que enfrentan duras sanciones por parte de Estados Unidos. “Si todo sale bien en esta tercera fase de ensayos clínicos, en unos meses podremos empezar la vacunación masiva y concluir antes de que acabe 2021. Seríamos uno de los primeros países del mundo en lograr la inmunización de toda su población”, afirmó Pimentel.

Cuba sería así el primer país de América Latina en desarrollar una vacuna propia, un logro científico que le acerca a la meta de inmunizar a toda su población antes de que termine el año, además de que el gobierno probablemente regale algunas dosis a los países más pobres de la región, en consonancia con su práctica de fortalecer las relaciones internacionales mediante la donación de medicamentos y el envío de médicos para hacer frente a las crisis de salud pública.

Ciudad Ccs / Lucila Contreras