LETRA DESATADA | 23F: La batalla que evitó la guerra

Mercedes Chacín

0

Mis visitas a las cadenas de librerías que hay en Caracas fueron frecuentes por muchos años. En los estantes de novedades, de 50 libros exhibidos, al menos la mitad era de títulos de “literatura” antichavista, escritos por antichavistas. Y la otra mitad era de novelas medianamente bien escritas, best sellers de cualquier tema, o libros de autoayuda que te “ayudan” a quererte solo a ti mismo. Si algo tiene la industria cultural hegemónica es la capacidad para contarse a sí misma. Para narrarse desde una supuesta supremacía, que casi siempre falta a la verdad. Y aunque eso es así, aunque el mundo sabe lo cruel que es el imperio gringo, aunque todos saben que mienten, perseguir “el sueño americano” sigue siendo el objetivo para muchos. Hace dos años pasó “algo” en la frontera con Colombia que poca gente sabe muy bien qué fue: se recuerda un concierto (¿o fueron dos?) dos puentes, público, mandatarios extranjeros, militares y un camión ardiendo. Los medios “contaron” lo que veían según el cristal de su preferencia. ¿Basta con eso? ¿Basta con solo decir la verdad?

“Nadie se acuerda del 23F porque apenas unos días después sucedió el apagón que dejó al país sin energía eléctrica”, dijo Ana Cristina Bracho en una entrevista para Ciudad CCS el 17 de febrero de 2021. Era una situación de preguerra tan brutal, la tensión era tan real que muchos tuvieron la sensación de que ese día pasaría algo definitivo. Se acabaría o empezaría la guerra. Nada de eso pasó. Se ganó una batalla y es parte de nuestra historia.

En el libro 23F: La batalla que evitó la guerra de Ana Cristina Bracho, editado por la Librería Digital CCS, hay análisis, hay historia y hay testimonios de gente que estuvo en los dos puentes. Está presente también el necesario contexto porque, si el contexto real es “torcer brazos”, que no espere el imperio gringo que esa historia se repita sin resistencia.

23F: La batalla que evitó la guerra es una publicación oportuna por lo que aporta de verdad, pero también porque llega en el año del Bicentenario de la Batalla de Carabobo. Una batalla que terminó con la guerra contra el imperio español, contra un país que “conquistó” a América a sangre y fuego, con muerte y destrucción, con un genocidio que no ha sido pagado por nadie.

Median 198 años entre la Batalla de Carabobo y el 23F: la batalla que evitó la guerra. Con la primera finalizó una guerra que nos dio la soberanía definitiva del imperio español con Bolívar y su proyecto emancipador comandando. La segunda evitó el episodio acariciado por los enemigos de Venezuela: invadir y acabar con la Revolución Bolivariana. Esa batalla la ganamos. Y así debe ser recordada en el futuro. Nuestra Guerra de Independencia continúa y aún falta por alcanzar la victoria definitiva, que es consolidar la paz. El 23F se demostró que la unión es nuestro escudo. Sigamos.

Mercedes Chacín