ASÍ DE SENCILLO | Talento especial

Maritza Cabello

0

La maestra Nereida llegó de la Dirección muy nerviosa y apurada.

-¿Quién quiere hacer la parada el día de la bandera?

-¡Yo!, dijo la niña del cabello ensortijado.

– Por supuesto, susurró la maestra mientras anotaba la primera en la lista.

Esa niña siempre levantaba la mano, estaba inscrita en todas las actividades.

En el acto del día de las madres se pintaba canas con tiza para interpretar a la madre que pierde a su hijo.

Se sabía el poema Angelitos Negros de memoria, el baile del pájaro guarandol y el entierro de la sardina.

En plena clase, llegaba el profesor de Educación Física buscando a los estudiantes que formaban parte del equipo de atletismo. ¿Quién cerraba el cuaderno de primerita? ¡Adivinaron!

Pues sí, en todo acto cultural y deportivo.

¿Era especial? ¿Tenía talentos fuera de lo normal? ¡No!

Era niña, un poco más atrevida, sí.

Todos los niños tienen la capacidad de realizar y destacarse en muchas actividades, porque están abiertos a la vida, están puros.

Los adultos deben dejarlos que experimenten jugando, sin exigencias, sin clasificaciones como “el mejor”, “el primero”, o cansándolos con extenuantes entrenamientos. Que practiquen todo lo que puedan, ya ellos seleccionarán el que ocupe su pasión.

Así será un adulto ejerciendo su sueño infantil.

Maritza Cabello