Cata recupera memoria histórica del cacao

0

En el año 2017 se inició la investigación para la reconstrucción de la historia del cacao en el pueblo de Cata, proceso que, aparte de una extensa consulta de fuentes documentales y bibliográficas, incluyó los testimonios de la comunidad, en su mayoría protagonistas y descendientes del quehacer cacaotero.

El producto de esta investigación fue la publicación del libro Cata, desde 1610 cultivamos cacao, por parte de la Fundación KanoboSur, edición que sintetiza el resultado de una ardua investigación, presentada como el inicio de un completo e inclusivo proceso de recuperación de la memoria histórica del cacao de Cata.

La investigación fue realizada por un equipo conformado Juan de Dios Cata, Neller Ochoa y Robert Bonillo y contó con testimonios de Marelis Díaz, Maira Malavé, Inglés Marcano, Elvia Silva y Elvis Silva.

Para llegar a esta publicación, producto de la sistematización de una experiencia fructífera en el pueblo de Cata, se partió por rememorar esta población de la costa aragüeña de Venezuela que produce uno de los mejores cacaos del mundo. Su fundación data del siglo XVI, y tiene sus raíces en el intrincado tiempo colonial, cuando sus antiguos pobladores fueron sorprendidos por visitantes extraños que trajeron todo lo bueno y lo malo de la Colonia española.

De igual manera, el libro describe el desarrollo de una de las más importantes empresas cacaoteras durante cuatro siglos, caracterizado por la calidad del cacao de esta tierra, comprobada por la presencia de sus granos en los más acreditados centros de producción chocolatera del mundo.

Cata y la historia del cacao venezolano

En nota elaborada por la Fundacion Kanobosur expresan como el libro se pasea por la época de la conquista, con su poblamiento, evangelización, esclavitud y mestizaje que dejaron profundas huellas en la historia del pueblo de Cata y que la obligó a desarrollar una cultura en la cual el cacao fue principal agente de creación de su realidad.

Esta publicación destaca cómo a aprtir del siglo XVI, salieron desde la cuenca del Lago de Maracaibo las primeras fanegas de cacao rumbo al extranjero, y cómo también, mientras muchos conquistadores se desvelaban en la búsqueda de El Dorado, otros procuraban aumentar sus cosechas para intercambiar productos, muy bien cotizados en el mercado externo.

En el desarrollo de la investigación se resalta cómo nuestro cacao cobró interés, por su demanda en Europa y en Nueva España, hoy México, y cómo se convirtió en uno de los principales dinamizadores de la economía venezolana que estableció grandes plantaciones en Chuao, Barlovento y Cata, generando el enriquecimiento de pobladores criollos y convirtiéndolos en Grandes Cacaos.

A través de sus páginas se hace ver cómo fluyó el cacao de Cata hacia el puerto de La Guaira acrecentando las riquezas del estado colonial y de los productores mantuanos, y la manera de salir vía contrabando el cacao hacia Aruba, Curazao y otras islas cercanas, generando inmensas ganancias a miembros de “sectores subalternos de la sociedad”, pardos, esclavos, piratas, comerciantes menores que buscaron participar de los beneficios aportados por toda la dinámica económica desarrollada alrededor del cacao en ese tiempo.

Esta investigación implicó revisar archivos históricos de la Colonia y recoger testimonios de pobladores, agricultores y personajes del pueblo. En año y medio de arduo trabajo lograron una publicación de profundo interés para los lectores entre los que inicialmente distribuyeron 300 libros en la comunidad de Cata.

Los interesados en adquirir esta obra pueden establecer contacto con los editores a través de @KanoboSur por sus redes sociales vía Twitter / Facebook / Instagram.

Ciudad Ccs / José Javier Sánchez