Casa por cárcel

0

Cuando mis compañeras de generación estábamos cumpliendo los 50 años de edad,
empezamos a sentir cierto cansancio para mantenernos al ritmo que siempre teníamos, de
trabajar, estudiar, ayudar a los hijos, algunos ya casados y también varias éramos
tempranamente abuelas.

Pero la más bonchona y alegre de todas, era nuestra amiga Reina, se comportaba como tal, conocía a medio mundo, siempre de punta en blanco y le encantaba una fiesta, muy
animada siempre, y tenía un eslogan cuando nos negamos a salir. Nos decía recuerden que
después de los 70 años de edad nos tocará la "casa por cárcel", y hasta que llegue ese día tenemos que mantenernos activas, salir siempre, ir al cine, al teatro, y celebrar todo.

Y ese mandato de Reina lo tomábamos como algo muy lejano, pero nunca nos imaginamos
que NO fuera de manera natural, y progresiva. Porque para tener la casa por cárcel, nos
faltaban 20 años, y lo veíamos muy lejano.

Resulta que llegó la casa por cárcel, pero de manera obligatoria, con cuarentena, y
lamentablemente con algunas bajas de nuestra generación.

Ahora vivimos una vejez con miedo, preocupadas más que por nosotras, por nuestros
jóvenes y amigas de nuestra generación, y a veces hasta creemos que estamos enfermas,
nos recomendamos medicinas, infusiones y cuánto consejo existe para mantenernos en
nuestras casas por cárcel.

Emma Hermoso