Hoy Yulimar Rojas e Ibargüen reanudan duelos en Catar

0

El pasado sábado 22 de mayo, en Andújar (España), la atleta venezolana Yulimar Rojas llevó su tope en salto triple (en pista descubierta) a 15,43 metros y hoy viernes en Doha (Catar), en el marco de la Liga Diamante, tratará de seguir amenazando el récord mundial (15,50 m) que está en poder de la ucraniana Inessa Kravets, en lo que será otro capítulo de sus duelos contra la colombiana Caterine Ibargüen.

Ya había saltado 15,43 m, pero en pista cubierta, el 21 de febrero de 2020, distancia que es la actual marca mundial bajo techo.

Los 15,43 m logrados en Andújar pasaron a convertirse en la segunda mejor marca mundial de la historia, solo superada por la que impuso Kravets en 1995. La anterior segunda mejor marca de todos los tiempos en pista descubierta también estaba en poder de la venezolana con 15,41 m que logró en 2019, también en Andújar.

Hace una semana en dos ocasiones superó quince metros (15,43 y 15,31 m, en sus intentos tercero y sexto, respectivamente). Había comenzado con un nulo, el segundo fue de 14,73, el cuarto 14,50 m y falló el quinto.

Con cualquiera de sus cuatro saltos válidos pudo ganar la competencia, ya que la francesa Rouguy Diallo, su escolta en el torneo, en su mejor ejecución apenas hizo 14,20 m, y la tercera, la española Ana Peleteiro, 14.17.

Ahora aparece inscrita para intervenir hoy en Doha, como parte de la programación de la Liga Diamante, donde entrarán en escena rivales de mayor jerarquía que sus hasta ahora oponentes de 2021, como la colombiana Caterine Ibargüen (35 años), que inicia su temporada al aire libre, igual que la kazaja Olga Rypakova (36).

Caterine tiene tope de 15,31 m, que logró en julio de 2014, y Rypakova en su trayectoria no ha pasado de 15,25 m, que marcó en 2010, ninguna otra de las inscritas ha superado los quince, lo que ratifica el favoritismo de Rojas.

Ibargüen impidió que la venezolana lograra oro en los Olímpicos de Río-2016, dejándola con plata, pero Rojas tomó desquite en el Mundial de Londres-2017, relegándola al segundo peldaño.

Ciudad Ccs / Juan Cermeño

_________________________________________________

Jorge Linares y Carlos Cañizales enfrentan peleas por títulos mundiales

El boxeo venezolano tendrá momentos estelares hoy 28 y mañana 29 de mayo cuando dos de sus mejores gladiadores, Jorge Linares y Carlos Cañizales, enfrenten sendos combates por títulos mundiales en México y Estados Unidos.

El primero en subir al ring será Cañizales, quien expondrá su faja mundial del peso minimosca (108 libras) ante el azteca Esteban Bermúdez, rival que visto su récord de 13 victorias, 9 por nocauts y 3 derrotas no parece complicado.

Cañizales supera al mexicano en experiencia (22, 17, un empate). Irá a su tercera defensa de título, el cual ganó ante el japonés Reiya Konishi en 2018 y lo retuvo dos veces más en suelo asiático. Es decir, el campeón del barrio San Pablito de Antímano, Caracas, tiene la calidad suficiente para imponerse.

Quizás el peor rival de Cañizales va a ser la inactividad. Han transcurrido dos años de su más reciente triunfo, ante el nipón Sho Kimura (26 de mayo de 2019).

En cuanto a Linares, va en busca de su cuarto título mundial, el segundo en el peso ligero (135 libras), y no la tendrá fácil ante el monarca del Consejo Mundial de Boxeo, Devin Haney, en Nevada, Las Vegas.

Seguro el favoritismo será para el estadounidense por ser el campeón y más joven (22 contra 35 años). Pero el de Barinitas no está “muerto” boxísticamente y seguro luchará cada round de la pelea.

Haney tiene más alcance que el venezolano. Es rápido de manos y piernas. Característica que le han permitido mantenerse invicto (25 peleas, 15 triunfos por nocauts).

Por los estilos de combatir de cada uno de ellos, será una confrontación muy mental, estratégica, especialmente de parte de Linares, quien tiene la experiencia de sus tres títulos mundiales ganados anteriormente: pluma (126 libras), ligero junior (130) y ligero.

Linares tendrá que ir round por round. Cada asalto será una confrontación distinta. Allí, en ese estilo de pelea, el barinés tiene chance, siempre que se mantenga alerta sin dormirse, sin recrearse, porque a veces se toma “unas vacaciones” en plena refriega.

Ciudad Ccs / José Cuevas