LA ARAÑA FEMINISTA | La Revolución será feminista o no será

0

Cuando supe que las mujeres alcanzaron un mayor número de postulaciones lo primero que pensé fue que los movimientos feministas no habíamos arado en el mar. Recordé las reflexiones de los círculos de mujeres en los territorios comunales, así como las propuestas de las mesas de trabajo del Congreso Bicentenario de los Pueblos, capítulo Mujeres. Recordé a las heroínas de la Independencia, y que justo días antes se acababan de conmemorar los 200 años de la Batalla de Carabobo y acá, en mi querida ciudad San Felipe, se realizó un mural estupendo para exaltar la fecha, pero ni una sola mujer aparece reflejada en él. Pensé en Argelia Laya.

No es casual que 57.003 mujeres fueran postuladas en comparación con los 43.972 hombres postulados, pese a que la exigencia fue que las postulaciones se dieran en pareja. Entonces los resultados oficiales podrían develar un ejercicio de sororidad, a lo interno del partido con más militancia del país.

Estos resultados son históricos al tratarse del partido que dirige a la Revolución Bolivariana, uno de los más grandes en la región.

Y es que las compañeras feministas desde hace años vienen visibilizando que la Revolución Bolivariana se sostiene sobre los hombros de las mujeres venezolanas, sobre todo los de las mujeres de los sectores populares.

Respecto a esto el presidente Nicolás Maduro aseguró que el “40% de los integrantes de la Asamblea Nacional (AN) son mujeres, situación similar a la registrada en la Milicia Bolivariana, el 80% del liderazgo en consejos comunales, Clap y UBCh está representado por las mujeres venezolanas”.

Somos quienes hemos, en mayor medida, arriesgado la salud en medio de la pandemia para atender a las comunidades y cuerpos vulnerables en nuestros propios hogares con covid-19, así como lo hemos hecho para hacer acompañamientos por VBG. Además, somos quienes, históricamente, motorizamos la maquinaria electoral, hacemos frente a las acciones violentas de la extrema derecha en los territorios y quienes constituimos la principal resistencia a esta genocida guerra económica. Citando a Pasqualina “Cuando, en este tipo de guerras, el imperialismo activa sus armas y logra entrar a cada uno de los hogares, somos las mujeres las más afectadas”.

Hay un despertar de la consciencia que es de clase pero que también es de género. Somos nosotras quienes vamos a definir el rumbo político de la Revolución en los próximos años, es a nosotras que nos tocará evaluar las políticas públicas que hagan frente a las sanciones genocidas, que permitan de forma asertiva prevenir y erradicar la violencia machista en todos los territorios, garantizar la construcción del Estado comunal, así como decidir si seguiremos apuntando a la economía de las escuelas tradicionales, misóginas y neoliberales, o vamos a impulsar políticas económicas basadas en una ética feminista que coloque la vida de todas las especies en el centro.

Por Gabriela Barradas
http://encuentrofeminista.weebly.comwebfeminista@gmail.com