Edición Aniversaria | Ildegar Gil: La credibilidad es el único capital de los periodistas

0
Fotografía: Jacobo Méndez

Un medio se construye desde la acción de sus protagonistas, la manera de asumir los distintos retos y la visión que se tiene de hacer periodismo. En el aniversario de Ciudad CCS conversamos con Ildegar Gil, uno de sus fundadores y eterno enamorado.

—¿Cómo hacer periodismo con ética desde un medio oficial sin que la parcialidad melle principios opinión?

—Tu pregunta es la respuesta a la razón que dio vida a Ciudad CCS. Para ese momento solo Diario Vea era el medio impreso que divulgaba hechos que de una manera u otra estaban vinculados a la Revolución Bolivariana. El Correo del Orinoco aún no salía a la calle y, mientras tanto, el resto de medios de papel hacían lo que siguen haciendo hoy y que probablemente se mantendrán haciendo con el irresponsable uso de la libertad de información: desfigurar la verdad. Fíjate que en más de una ocasión Ernesto Villegas, quien fue el primer director del diario, declaró que “Ciudad CCS nació para informar la verdad de la Revolución” ¡y eso fue así! Ciudad CCS significó un tsunami que marcó no solo la vida de quienes eran marginados mediáticamente sino de quienes desde la derecha jamás se imaginaron que un periódico de corte local pudiese ladrarle en la cueva y poner en entredicho su “veracidad”. De manera que “hacer periodismo con ética desde un medio oficial” no es difícil. Todo lo contrario: es muy fácil, porque vas a informar toda la verdad, que en el caso venezolano genera la aplicación de políticas del Estado así como los inconvenientes que existan para aplicarlas.

—¿Cuáles son los retos del periodismo que se hace para todo público desde la administración oficial hoy?

—Los retos están intrínsecos en la respuesta previa. De lo que se trata es de buscar la manera de romper el cerco mediático que, aunque algunos no lo crean, de alguna forma existe en aquellos canales informativos que no dejan de invertir por el golpismo y que tiene en el modelo aplicado el 11 de abril de 2002, su mejor esquema. Recordemos que aquella asonada fue mediática, por encima de todas las cosas, y a eso ellos siguen apostando. De allí que Ciudad CCS, Diario Vea, Correo del Orinoco, VTV y RNV, entre otros, seamos una piedrota en el zapato de sus perversas intenciones. Un reto macro: impedir a toda costa que pretendan acallar la verdad de la Revolución.

—¿Cuál es la manera más acertada para combatir los fake news en esta época?

—Tocaste lo que yo llamo el covid-19 del periodismo. Increíble el daño que hace. No pierdo mi capacidad de asombro ante ese monstruo pandémico. Tiene tanta fuerza que ¡hasta en sus redes caen algunos y algunas periodistas día tras día! Pues, nada, debemos seguir combatiéndolo con la única fórmula que existe hasta ahora, que es repetir hasta la saciedad que busquemos las fuentes oficiales para otorgar validez a la especie que sea y del carácter que sea. ¿Te imaginas que horas antes que Yulimar Rojas impusiera récord mundial nos hubiesen dicho que no iba a competir porque tenía diarrea? Eso ocurre a diario.

—¿Cuál es el mayor reto de los periodistas en esta época de pandemia, bloqueos, guerras económicas, Kokis y primarias?

—Hermano, el mayor reto está centrado en plegarse a la verdad hurgando en sus orígenes y mostrando a las y los usuarios tales orígenes. Debemos entenderlo hasta el último suspiro: el único capital de un o una periodista es su credibilidad. Debemos aspirar a una fortuna de créditos en materia de veracidad en lugar de suculentos créditos bancarios, que por lo general tienen su base de despegue en el palangrismo.

—¿Qué representa para ti la labor de Ciudad CCS en sus 12 años y cuál ha sido su aporte al periodismo venezolano aparte de: rebelión, verdad, búsqueda, sublevación, revuelta y satisfacción?

—De ese abanico de opciones que planteas me atrevo a quedarme con el de los aportes. Ciudad CCS rescató algo que iba en picada en el periodismo venezolano: el apego a las fuentes. Ernesto Villegas, Felipe Saldivia, Mercedes Chacín y yo hicimos de esa premisa un asunto de honor y así lo transmitimos a los y las colegas que recibían nuestras líneas de trabajo. Compartí espacio en Ciudad CCS hasta marzo del año 2014 y hasta ese momento no hubo nota ¡ni la más pequeña! que no estuviese plegada al génesis que dio vida a su contenido. Estoy seguro que esa regla ética se mantiene.

—¿Qué recuerdas de tu paso por Ciudad CCS, cuál consideras uno de tus aportes y cuánto crees que ha crecido?

—¡Qué no recuerdo! Como se trata de decir la verdad, debo indicar que Ciudad CCS ocupa un espacio predominante en mi ánimo periodístico. No obstante el tiempo transcurrido, me siento parte de su estructura, de sus avances y hasta de los tropiezos con los que pueda topar, como es normal que ocurra en cualquier organización y como en efecto nos ocurrió en algunas ocasiones mientras estuve. Lo importante es que siempre sabrá encararlos y vencerlos. Calidad y clase le sobra. Soy un eterno enamorado de Ciudad CCS.

Biografía Breve

Nació en la parroquia San Juan, como la mayoría de las caraqueñas y caraqueños, aunque se desarrolló en Catia. Cursó estudios en la Universidad Central de Venezuela e inició el periodismo en Tribuna Popular (semanario del PCV), siguió en radio Fe y Alegría, Radio Rumbos, El Impulso, Aristocatia (semanario local de Catia), Así es la Noticia, YVKE Mundial, Todosadentro, Ciudad Caracas, Al son del 23 (emisora comunitaria ubicada en la parroquia 23 de Enero) y actualmente se desempeña como director de Diario Vea.
En la administración pública incursionó periodísticamente en la Alcaldía de Caracas (primera gestión de Freddy Bernal) y los ministerios del Poder Popular para la Comunicación e Información, y Cultura.

Ciudad CCS / José Javier Sánchez