AfroUrbe | La nueva era de Yulimar Rojas

Mónica Mancera-Pérez

0

La nueva era de Yulimar Rojas. Así se canta a sí misma, día a día se lo repite para convertirse en la primera mujer venezolana en lograr el oro olímpico para nuestro país. Y así fue: logró la cuarta medalla de oro para Venezuela en su historia en los juegos olímpicos.

En Tokio Yulimar inaugura su nueva era, tal como lo definió ante medios de comunicación, tras lograr el 1 de agosto el récord del mundo del salto triple en una final olímpica, hazaña que por primera vez alcanza una mujer; proeza que aún no ha sido superada por los hombres desde 1968, cuando lo hicieran el italiano Giuseppe Gentile, el brasileño Nelson Prudencio y finalmente el ruso Viktor Saneyev.

Es más, el récord de Yulimar, en su último salto (15.67 metros), supera por 17 centímetros el récord mundial de 15.50 logrado por la ucraniana Inessa Kravets en el mundial de Gotemburgo, Suecia, el 10 de agosto de 1995, más de dos meses antes de que naciera en Caracas la hoy Morena de oro.

Yulimar en su primer salto (15.41 m) supera el récord olímpico establecido en 2008 por la camerunesa Francoise Mbango (15,39 m), deleitándonos con los tres mejores saltos de la competencia.

Ese 1 de agosto Yulimar funda el día de la mujer venezolana con su vuelo de trascendencia. Ella fija una nueva era: que va más allá de la belleza establecida en certámenes de belleza. Venezuela tiene petróleo y mujeres bonitas, mujeres portadoras del reino de lo bello en occidente.

Yulimar inaugura el día de la mujer venezolana: establece la era de que una negra, afrovenezolana, de 1,92 metros de altura, lesbiana, pobre, logre marcar el ritmo del mundo en un primer salto.

La amante de los ritmos afrocaribe como la salsa, el vallenato, el merengue, el reggaeton y el tambor venezolano, con su tumbao, con su algarabía en cada impulso de sí honra el camino que a sus 15 años comienza en los XVIII Juegos Nacionales en Lara y hoy nos llama a que “Las mujeres podemos llegar a lo más alto y hacer historia”1.

Las mujeres en llegar alto y hacer historia también se vio evidenciado en la sororidad expresada entre las demás ganadores de la competencia, la afroportuguesa Patricia Mamona (segundo lugar con 15,01 mts) y la afrogallega Ana Peleteiro (tercer lugar con 14,88 m, récord nacional en España), esta última amiga y compañera, ambas entrenadas por el afrocubano Ivan Pedroso: una Europa laureada por sus afrodescendientes, sigue la negritud dando lo mejor de sí en cada herencia, sigue la negritud reparando sus marcas.

Yulimar solo necesitó un intento, el ciclista caraqueño Daniel Dhers (BMX freestyle) un minuto, los pesistas el afro guaireño Julio Mayora y el afro caraqueño Keydomar Vallenilla menos de minuto en cada levantamiento. Esta delegación venezolana como expone Franco Vielva: “De 43 atletas, un 23% de ellos han cosechado 4 medallas y 6 diplomas olímpicos, por género, 60% femenino y 40% masculino. Fue una delegación venezolana de las más pequeñas que han ido a las olimpiadas, pero la más eficaz de todas. Han logrado conmover a todo el país”, luego de años de trabajo representados en momentos de logros para el país.

Sí delegación de oro, delegación en la que hoy destacamos en nuestra AfroUrbe a Yulimar, pues es toda una #MujerTambor que escribe su historia y las mujeres estaremos profundamente agradecidas por fundar otras miradas del ser mujer venezolana.

¡Gracias por tu poder afrovenezolana, poder negra, poder, poder, poder expresado en tu don Yulimar @TeamRojas45! Las y los afro estamos consagrando nuestro lugar, el feminismo está cosechando y a la vez sembrando más y más semillas. Comandante aquí está esa generación de oro posicionándose en el andar.

¡Vamos por los 16 metros en París: una herencia que se sembró, una cosecha para la historia permanente de Venezuela mujer y que repiquen los tambores de la vida!

Mónica Mancera-Pérez | @mujer_tambor