AHORA LOS PUEBLOS | EPA: Objetivo táctico

Anabel Díaz Aché

0

“La unidad en la diversidad, esa característica que queremos para la sociedad
y también quiero esa característica para el partido, la diversidad unida…”
Aristóbulo Istúriz (1)

Las Elecciones Primarias Abiertas del Partido Socialista Unido de Venezuela evidenciaron la capacidad de movilización del voto de la militancia chavista, la disciplina de sus cuadros medios y el liderazgo de su dirigencia. La participación de alrededor del 20% del padrón electoral en unas elecciones primarias, para candidaturas a cargos de representación regionales y municipales, que normalmente tienen una baja convocatoria entre los votantes de cualquier nación, es un importante resultado.

Considerando que este proceso se desarrolla en un país en guerra, con severas dificultades para la adquisición de alimentos y combustible, impuestas por el bloqueo y cerco financiero, además, en medio de la pandemia por covid-19; entonces, estos resultados también expresan el alto nivel de conciencia alcanzado por nuestra militancia. El 8 de agosto quedó demostrado ante el mundo que el chavismo es hoy un sentimiento nacional irreductible.

En el contexto nacional, el éxito en este proceso, significa haber alcanzado un objetivo táctico, en la construcción de la victoria estratégica, que debemos lograr el próximo 21 de noviembre. A lo interno del partido, constituye un objetivo estratégico, puesto que hemos salido fortalecidos como organización, superando al sectarismo característico de la cultura partidista venezolana. El Comandante Hugo Chávez, fundador del PSUV, nos pedía en el acto de juramentación de la Dirección Nacional del 14 de marzo de 2008: “…fortalezcamos nuestra conciencia interna, nuestra cohesión, nuestra voluntad indoblegable de lucha, de batalla, de unidad en la diversidad, respetando corrientes y criterios” (2).

La situación de agresión y asedio imperialista, ha provocado un salto cualitativo en la cultura política de la militancia chavista, imponiéndole grandes retos a la dirigencia, que deben demostrar una nueva ética. No es una tarea fácil conducir a un pueblo en medio de la guerra. El desafío más importante para la dirigencia sigue siendo aprender junto al pueblo a mandar obedeciendo. Para lo cual, es ineludible la formación política-ideológica, prepararse para evaluar las circunstancias, los contextos regionales y locales. Asimismo, deben calibrar la verdadera estatura del pueblo que les toca dirigir; esta militancia heroica, merece un liderazgo que potencie los poderes creadores del pueblo.

El PSUV debe trabajar no sólo para consolidarse como el partido más grande de Latinoamérica, también debe convertirse en ejemplo de paridad. Si analizamos con enfoque de género los resultados de las Elecciones Primarias Abiertas, develaremos que la inequidad de género en nuestra organización es estructural. Con el proceso de postulaciones se evidenció que el principal sujeto organizador y movilizador en las bases somos las lideresas, de los 100.975 postulados, 57.003 fueron mujeres, lo que representa el 56,45% de las postulaciones. Sin embargo, se nos dificulta alcanzar los cargos de representación. De las 15 candidaturas definidas a las gobernaciones, sólo 1 mujer logró posicionarse como candidata, constituyendo el 6,6 %. De los 23 municipios capitales, donde quedaron definidas las candidaturas, sólo 3 mujeres fueron electas como candidatas para las alcaldías de Caracas, Barcelona y Tucupita; lo que representa el 13%. El resto de las 283 alcaldías con candidaturas definidas sólo alcanzaron a llegar 72 mujeres, un 25,4%. Lo deseable era alcanzar la paridad en el número de candidaturas a gobernaciones y alcaldías.

El Comandante Chávez nos convocó a construir el socialismo feminista y esa tarea ya no es postergable en el seno del PSUV. Debemos asumirla todas y todos, los equipos de dirigencia de base, municipales, regionales y nacionales. Es imprescindible, implementar estrategias dirigidas a establecer una discriminación positiva, que favorezca y genere las condiciones necesarias para que nuestras lideresas puedan desplegar sus capacidades y ejercer plenamente sus derechos políticos.

Durante este proceso de resistencia y avance, en medio de la peor arremetida imperial, ha sido fundamental la capacidad del liderazgo femenino, que contribuyó al logro de los resultados del 8 de agosto. La Revolución Bolivariana continúa encauzando a una oposición fascista y entreguista, a reconocer el diálogo y los procesos electorales, como forma de dirimir nuestras diferencias. A la vez que, obliga a las élites imperiales a reconocer nuestro derecho como pueblo a la autodeterminación, en el ejercicio de la soberanía sobre nuestros recursos y territorio.

Anabel Díaz Aché

Fuentes consultadas:
(1) Participación del ministro Aristóbulo Istúriz en la juramentación de la directiva del Partido Socialista Unido de Venezuela, 14 de marzo de 2008, Caracas. Disponible en: http://www.todochavezenlaweb.gob.ve/todochavez/1717-intervencion-del-comandante-presidente-hugo-chavez-en-la-juramentacion-de-la-directiva-del-partido-socialista-unido-de-venezuela
(2) Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez en la juramentación de la directiva del Partido Socialista Unido de Venezuela, 14 de marzo de 2008, Caracas. Disponible en: http://www.todochavezenlaweb.gob.ve/todochavez/1717-intervencion-del-comandante-presidente-hugo-chavez-en-la-juramentacion-de-la-directiva-del-partido-socialista-unido-de-venezuela