CANDILEJAS Y APLAUSOS | Esmeralda Torres: “Escribir es mi oficio y es lo único que quiero hacer»

0

Esmeralda Torres es una empedernida amante de las letras: es licenciada en Educación, mención Castellano y Literatura, egresada de la Universidad de Oriente, y es promotora de lectura, además de formadora en talleres literarios.

El año pasado fue jurado del Premio Nacional de Literatura Stefania Mosca y este año fue la ganadora en la mención narrativa con El libro de los tratados.

Ha ganado varios premios de literatura como la mención publicación del Concurso Bienal de Poesía Gustavo Pereira, en 2012; ese mismo año se llevó la IV Bienal de Literatura Ramón Palomares en el género Narrativa y la II Bienal Julián Padrón en el género novela; además de la Bienal de Literatura Orlando Araujo, en 2019, por nombrar algunos.

Ha publicado varios libros importantes, y sigue escribiendo hasta dos libros a la vez, bien sea narrativa y/o poesía.

Actualmente trabaja para la Biblioteca Pública Central Armando Zuloaga Blanco, en Cumaná, donde tienen activados programas de lecturas, concursos y talleres.

—Te has dedicado a la narrativa y a la poesía, ¿con cuál te llevas mejor?
—Cada género tiene sus particularidades. Yo comencé escribiendo narrativa orientada por competentes maestros con los que me formé y continúo formándome; siempre buscando, leyendo, conociendo nuevas formas de contar los temas universales de siempre. Cuando escribo narrativa hay un oficio y una ejecutante de lo aprendido que utiliza su talento y sus destrezas. En cambio, el camino de la poesía lo he transitado sola, tanteando. Abriéndome paso intuitivamente, escuchando, leyendo, dejando que el poema se despliegue, que me contenga y tome su forma final a través de mi palabra poética.

—Has ganado ya varios concursos literarios importantes y fuiste jurado del Stefania Mosca en 2020. ¿Qué te llevó a concursar también en este último premio?
—Por el prestigio del premio Stefania Mosca. El profundo amor y admiración que siento por la figura de esta escritora venezolana y la tradición de buenas publicaciones que ha desarrollado a lo largo de muchos años el Fondo Editorial Fundarte, lo que hace apetecible para cualquier escritor la posibilidad de publicar allí. Otra respuesta es que en este país ningún escritor puede vivir de su oficio. El hecho de que la obra de un autor alcance un nivel notable no garantiza la subsistencia de este. Tampoco lo obliga a autocensurarse a la hora de participar en un concurso. En Venezuela lo frecuente es que el escritor recibe de la editorial que lo publica unos pocos ejemplares de su libro que terminará regalando entre sus amigos. Nunca recibe el pago que, por derecho de autor, le corresponde. Te aseguro que no es extraño o poco frecuente que un autor participe en un concurso del que ya ha sido jurado. Hasta los escritores de primerísima línea, como lo son los premios nacionales de Cultura, terminan enviando sus obras a concursos por el interés de la publicación y por los premios que, en algunos casos, poquísimos, son decorosos.

—¿De qué trata El Libro de los tratados?
—Este libro está constituido por dos libros: “Tratado de la soledad” y “Tratado de la envidia”. El primero fue escrito durante la cuarentena del 2020, sin embargo ni uno solo de esos cuentos aborda el tema de la pandemia. Cada cuento, en ambos libros, está trabajado con la precisión y la disciplina que el género exige y en ellos se abordan temas de la tragedia humana rozando, por llamarlo de alguna manera, la comedia negra. Hay un aspecto que quise trabajar en dos de los cuentos que integran el libro: la interpretación de la obra de cinco inmensas mujeres poetas que se suicidaron. Ambos cuentos están entramados con una visión personalísima de las posibles respuestas que tendrían ellas, con la motivación que las hizo llegar a esa descarnada y determinante decisión.

—¿Qué te impulsó a escribir este libro?
—Escribir es mi oficio y es lo único que quiero hacer. Mientras viva siempre habrá un proyecto de libro gestándose. Puedo organizar, realizar otros proyectos, como de hecho lo hago, pero escribir, para mí, es algo permanente, necesario. Vivo para eso.

—¿Tienes algún otro libro en mente por escribir?
—Ya son dos proyectos en marcha. Suelo escribir más de un libro a la vez porque escribo, simultáneamente, géneros distintos. Por alguna razón esto me hace ser más disciplinada en la planificación del trabajo creativo. La posibilidad de alternar dos discursos, con géneros y temáticas diferentes, ha arrojado hasta ahora resultados ventajosos. Espero, a finales de este año, poder tener terminados, para su lectura y revisión, los dos libros que escribo en la actualidad.

Rocío Cazal
rociocazal@gmail.com