SOMOS LO QUE SOMOS | Maduro no rehuye al combate

Luis Zárraga

0

Por la vara que midas serás medido, dice el dicho popular, y el jefe de Estado, Nicolás Maduro, parece cumplir con estos parámetros a capa y espada como los buenos toreros.

En una entrevista reciente con el periodista Ernesto Villegas, el presidente Maduro no dejó de responder lo que el comunicador le planteó. Y vaya que el fablistán le inquirió con temas de actualidad y con interrogantes no complacientes. Es decir, lo intentó provocar, en el buen sentido de la palabra, y el entrevistado no rehuyó el combate planteado por el excelente periodista venezolano.

Al versar sobre el diálogo en México, con la otrora oposición radical, se le precisó si esto significaba perdón para los delitos cometidos por el usurpador Juan Guaidó. El mandatario fue claro y contundente, al señalar que no habrá impunidad y quienes faltaron a los compromisos con la patria serán arropados por el manto de la justicia.

Recordó que quienes dialogan en México no son los exguarimberos criollos, sino el propio gobierno gringo que en definitiva manda sobre estos paladines del país, bajo la guía del expresidente Donald Trump y ahora de Joe Biden.

Expresó que los actores de la oposición extremista presentes en México para el diálogo representan al Gobierno de Estados Unidos: “Porque ellos son dependientes de los mandatos de Washington. Cuando nosotros nos sentamos en esa mesa entendemos que nos sentamos con Estados Unidos porque ellos son los políticos dependientes de los mandatos de Estados Unidos, cuando negociamos con ellos estamos negociando con Estados Unidos, cuando estamos hablando con la oposición guaidosista estamos hablando con Estados Unidos porque ellos son los políticos de Estados Unidos”. Y remató diciendo que este sector extremista “no tiene objetivos patrios, que no tiene una política nacional porque baila al son que le toquen desde Washington”.

Aseveró que la gente está motivada ante la justa comicial del venidero 21 de noviembre. “Fuimos la única fuerza política del país que abrió las compuertas para consultar, para dar el poder de postulación a las bases, para darle el poder de decisión al voto del pueblo en elecciones abiertas”, recalcó.

“Viene una guerra intensa política, y nosotros necesitamos hacer una campaña ejemplar, con propuestas creíbles, con los buenos líderes y lideresas que tenemos para asegurar el triunfo (…) Nosotros tenemos que ganar para garantizar paz, gobernabilidad, estabilidad y que el pueblo no esté huérfano en ningún estado ni ningún municipio del país”, precisó.

“Si esta gente (oposición) llegara a ganar una gobernación importante, o una alcaldía de una ciudad importante, la utilizarían como utilizaron la Asamblea Nacional, para traer la violencia otra vez, para traer la guarimba, para sabotear, así la utilizarían, o para vaguear”, sentenció.

Maduro, insistimos, a raíz de su comparecencia ante los micrófonos en el prestigioso espacio de Villegas, no rehuye el combate y ante la interrogante de si mantenía la eliminación de los protectores de estado, el presidente anunció estar arrepentido, pero que mantenía su posición porque fue lo acordado con opositores en México. Es decir que amén de ser directo evidenció que es hombre de palabra y no faltará a esta situación, a pesar de que en Mérida y Anzoátegui, ante los estragos ocasionados por las lluvias, han sido los protectores Jehyson Guzmán y Luis José Marcano quienes han dado la cara.

El jefe de Estado, Nicolás Maduro, evidenció que es hombre de palabra, duro de roer y que no rehuye al combate y por eso se mantiene en la Presidencia y ahora va a otro reto el próximo 21 de noviembre, cuando los abanderados del PSUV y Polo Patriótico darán otra batalla sin tregua ante una oposición que, aunque algunos de ellos digan lo contrario, siempre está presta a dar zancadillas y por ello hay que permanecer alertas y en guardia constante.

Luis Zárraga