La cultura del yoga: más que un arte es una filosofía

0
No olvide su “alfombra voladora”

Cuando se trata del bienestar físico y mental siempre se piensa en cuál sería la mejor terapia para poder lograr paz y buena salud.

La acupuntura, el yoga, la meditación, los masajes y la medicina no tradicional forman parte de esos métodos para lograr bienestar.

Karla Perozo, periodista, instructora de yoga, meditación y, creadora de @enmimat, en Instagram, se unió al Café Tecc, ubicado en los jardines del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, en Parque Central, para que se conozca todo lo que está alrededor de está práctica de vida. Por eso produjo la Feria Yogui que se realizará este sábado 18 de septiembre de 10:00 de la mañana a 6:00 de la tarde.

—¿Se puede decir que el yoga forma parte de las artes?

—Más que un arte es una filosofía, pero tan flexible que puede ser desde una disciplina física hasta un estilo de vida, una forma de pensar la espiritualidad.

Algunos la llaman tecnología de la conciencia, pero desde cualquier perspectiva se trata de un camino de autoconocimiento y exploración que ineludiblemente te enrumba hacia el bienestar.

—¿Cómo es la cultura del yoga?

—El yoga ha llegado a Occidente con una cara muy comercial, vendido como una actividad corporal que te ayuda a mejorar tu condición física. Sin embargo esa es la punta del iceberg de una disciplina que si bien trabaja el cuerpo físico, fomenta grandes transformaciones en el cuerpo mental. Actualmente cada día el yoga gana miles de adeptos. Por un lado, porque hay muchísima información y formaciones en línea y, por otro, su mayor ventaja: solo necesitas un cuerpo y a lo sumo un mat, esa alfombra voladora con la que se empieza un viaje profundamente terapéutico.

Espacios de Café Tecc

—¿Cómo se transforma la vida de alguien con yoga y meditación?

—Lo que empieza como estiramientos puede terminar transformando tus hábitos alimenticios y rutinas diarias. Darte cuenta que tu mente va al ritmo de tu respiración te puede dotar de una habilidad increíble para registrar tu conciencia respiratoria y mental. Prácticas como la meditación y el mindfulness te ayudan a percibir tu experiencia vital desde otra perspectiva, te abren los ojos a lo que algunos llaman la maya o la matrix, que es la cualidad ilusoria de esta dimensión, ese velo de artificios distractores que nos alejan de lo real.

—¿Cómo nos ayudan estas prácticas en tiempos de pandemia?

—Puesto que la covid-19 es una afección fundamentalmente respiratoria, el yoga puede ser la herramienta ideal para restablecer tu capacidad pulmonar.

Entendiendo, además, que se trata de una patología que empeora cuando el cuerpo está bajo estrés, el ritual de desconexión de nuestras prácticas resulta absolutamente terapéutico y restaurador. La práctica de pranayamas o ejercicios respiratorios es uno de los pilares fundamentales del yoga. Estos te ayudan a fortalecer las estructuras del aparato respiratorio, purificando los pulmones y dotándote de mucha vitalidad. Un ejercicio tan sencillo como colocar una mano en el ombligo, otra en el pecho, cerrar los ojos y observar las características de tu respiración puede disminuir considerablemente los niveles de angustia y ansiedad a los que nos ha sometido la pandemia. Si a este ejercicio le incorporamos conteos y retenciones, los cambios son notorios desde la primera sesión.

—¿Cómo será esta feria?

—Diseñamos este evento con la intención de generar un espacio que te desconecte de la velocidad y toxicidad del mundo moderno, para reconectar con esa paz que habita en tu interior. Por ello incluimos varios estilos de yoga en diversos horarios, intercalados con talleres gratuitos de aromaterapia, alimentación probiótica y cosmética natural.

El hatha yoga, que es el estilo más popular en el que nos concentramos en la naturaleza de nuestro cuerpo, para liberar las tensiones emocionales e invisibles, lo dirigiré en dos sesiones: a las 10:00 de la mañana y 3:00 de la tarde.

El yin yoga, que es íntimamente inspirado en la mitad yin/shakti/femenina de la naturaleza y los conocimientos de la medicina tradicional china, será guiado por la doctora Érika Prato, a las 12:00 del mediodía.

El esternón a todo pulmón. Un libro bien gordo ayuda también

Y el kundalini yoga, íntimamente conectado con la conciencia de la energía vital, será dirigido por la maestra Rasdharamkaur, a las 4:30 de la tarde.

Cada clase tiene un costo razonable y una capacidad limitada de participantes.
Los talleres son gratuitos y dictados por marcas de emprendedores locales, cuyos productos son orgánicos, sustentables y saludables.

Se hablará de las propiedades de los aceites esenciales y de los alimentos biogénicos, con degustación y obsequios; de la cosmética no industrializada y habrá una exposición de productos vinculados al bienestar holístico.

Tendremos un espacio para masaje y auriculoterapia y un tarotista para darle un tono místico a nuestra jornada.

—¿Habrá alguna propuesta artística?

—Sí, tendremos a Ariana Bayer, practicante e instructora de yoga, quien entonará mantras y cánticos alusivos a esta disciplina; y la agrupación Abhyasa Dance nos deleitará con una demostración de danza tribal para cerrar el evento.

—¿Qué se llevará el público de esta experiencia?

—Principalmente una ventana hacia el diverso y amplio mundo del yoga y sus múltiples beneficios. Un rato de profunda relajación para distender el cuerpo y la mente. Una manera cómoda, sencilla y accesible de disfrutar de nuestra existencia tal y como es: plena de oportunidades para conectar con la paz.

Rocío Cazal
rociocazal@gmail.com