LETRA DESATADA | La economista y el doctor

Mercedes Chacín

0

Teorías. Pasqualina Curcio Curcio tiene el don de la palabra. Cada vez que la he escuchado disertar sobre el tema económico en Venezuela explica, con una sencillez impresionante, más o menos las mismas cosas. Es tan didáctica que hasta yo, que suelo ser medio negada a las teorías económicas, la entiendo. Ha repetido hasta la saciedad que aumentar los salarios no es inflacionario, por ejemplo. Y lo demuestra. Y yo le creo porque lo inflacionario en Venezuela no tiene que ver con los salarios sino con la política. Basta revisar la depreciación del bolívar para darse cuenta de ello: coincide con procesos electorales. Y eso no es noticia. Obama lo dijo claramente: si no entran por el aro les torcemos el bracito. Y si no hacen caso se lo torcemos un poquito más. Y así hasta lograr arrancarle la dignidad. Las y los economistas tienen sus paradigmas sobre los cuales basan sus teorías. Los que defienden la teorías monetaristas son reacios a aumentar los salarios. Pasqualina y un grupo de economistas con pensamiento afín, sostienen que si se indexa la economía, no solo el salario, se acabaría la dictadura basada en el ataque a la moneda. Yo no me acojo a ningún paradigma económico porque no soy eso que llaman “experta”. Pero sí tengo bastante claro que lo único que le ha resultado a los impresentables torcedores de brazos para intentar arrancarnos la soberanía, es el ataque al bolívar. Están haciendo lo mismo en Argentina hace rato. En la lista están Perú, Bolivia. Y nos tienen, al menos, acostados sobre el tatami. Con el brazo bien torcido sobre la espalda. Desde 2002 andamos en esa, nos recordó Pasqualina. Últimamente pareciera que la hiperinflación está controlada, pero nunca baja. Sin embargo hay que esperar que llegue noviembre para comprobar, una vez más, que se trata de la política, no de la economía, estúpidos, para parafrasear sin caer en una hondura tan honda porque ahí quien se mueve como una peso pluma es Pasqualina. Nuestra Cita con la actualidad esta semana es con ella. Le preguntamos si se siente invisibilizada y si el gobierno está aplicando una receta neoliberal, entre otras rectas de humo entre camaradas. Fue una gran conversa. Les invito a leerla.

Montecinos. El doctor Juan Mario Montecinos, al igual que muchos otros fueron médicos en Venezuela y en el planeta, dejó el mundo de los vivos (o cambió de paisaje como se dicen en estos tiempos) víctima del malvado virus. Era un ser humano entusiasta y solidario. Empezó a tratar a los pacientes que ya habían sufrido de Covid con terapias alternativas, apoyado por la Alcaldía de Caracas, para que redujeran o desaparecieran las secuelas dejadas por la acción del malvado en órganos vitales, y hasta en la voluntad. Tenía alma de adivino pero también de científico. Roberto Malaver le pidió ayuda con su asma crónica y el hombre líder del semanario humorístico que especula pero da empleo, pudo respirar en paz. Desde Ciudad CCS le enviamos condolencias a su familia y a sus amigos y amigas. Hará falta, claro que sí. Sigamos.

Mercedes Chacín