ARRIMANDO LA BRASA | Leer es una aventura

Laura Antillano

0

Creo que formar lectores es un hecho con un gran margen de azar.

Quien no lee como hábito cotidiano, como comer, dormir, caminar, no puede enseñar a otros ni siquiera motivar elementalmente a otros para que lean, y a niños menos.

Por otra parte, leer hoy es una acción que debemos ampliar más allá del hecho de leer textos escritos, libros u otras plataformas de contacto diario, elemental, y pensar en imágenes, cine, representaciones gráficas mayores, etc.

Leemos significados en un mural, en un cuadro, en el relato de las películas, en lo que ocurre en el entorno.

Leer géneros de escritura literaria: cuentos, poemas, ensayos, crónicas, etc., es un hábito que comenzamos a conocer cuándo vamos aprendiendo a leer, y para eso hay un adulto que conduce (maestros, madre y padre, tíos, abuelos, amigos, etc.).

La admiración y la curiosidad se ponen en juego. Es como abrirse a otros mundos de un modo íntimo y secreto.

De repente te ríes con el libro en la mano, y alguien te pregunta por qué, y contarlo te parece inútil, le dices: «Léete esto». Porque sabes que leído al pie de la letra es más efectivo.

Ser promotor de lectura conlleva comprender esto en términos elementales.

Todos los que amamos la lectura nos convertimos de algún modo en promotores de la misma, y es una habilidad nada desdeñable, y se practica en lo cotidiano, el día a día, parte de la vida misma.

Quien no lee se está perdiendo el mundo, los juegos del imaginario reproducidos una y otra vez, la posibilidad de enviarle una carta a alguien que ame escrita como debe ser, el vivir varias vidas, múltiples vidas, simultáneamente.

La FILVEN 2021 está por comenzar.

Estamos presos por la pandemia, pero habrá muchas actividades que pueden encontrar en Youtube, en videos, y un canal especial para ellas.

El país invitado especial es Vietnam. Una gran novedad, ojalá encontremos textos de sus autores traducidos al español.

Aprovechen esa oportunidad.

Busquemos la novedad.

Laura Antillano