¿Hasta cuándo dialogar con la oposición?

J.J. Álvarez

0

La dirección de la Plataforma Unitaria en el diálogo con el gobierno constitucional de la República Bolivariana de Venezuela que preside Nicolás Maduro puede excusar sus mentiras aduciendo que servían a las mentiras superior del gobierno de Estados Unidos al que sirve encajada en el bloqueo económico, comercial y financiero contra el país suramericano desde que el presidente de USA, Barack Obama, firmó la Orden Ejecutiva 13692 del 8 de marzo de 2015, que declaraba a Venezuela una inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de su país.

La Casa Blanca inventó esa orden ejecutiva de ficción, para difundirla y tratar de convencer a millones de personas en este mundo para que crean en ella. Adviértase, sin embargo, que la mayor efectividad de esa dificultad ejecutiva se aplicó con más dureza durante el gobierno de Trump y ahora sin ninguna excepción bajo el gobierno de Joe Biden. Así, la contrarrevolución local e internacional, pensaba y piensa darle fin a la autoridad del presidente venezolano Nicolás Maduro electo constitucionalmente en 2018 con una votación del 67,8%.

El gobierno venezolano, para combatir la hostilidad de la oposición venezolana pronorteamericana, ha utilizado todos los medios lícitos políticos posibles en un contexto de guerra mediática y dar respuesta a la posverdad de la mayoría de la Asamblea Nacional opositora que ganó las legislativas del 6 de diciembre de 2015 y duró 5 años conspirando contra Nicolás Maduro que hacía de tripas corazones con los bajos precios del petróleo, todo por mejorar el bienestar del pueblo.

Para sortear los tantos embates de la oposición, el presidente Maduro se las ingenió para convocar constitucionalmente al pueblo a una Asamblea Nacional Constituyente.

Maduro una vez más llamó al diálogo a la oposición, esta vez en México, con el respaldo del presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobierno del Reino de Noruega y Rusia.

Todo parecía indestructible hasta que USA secuestró en Cabo Verde al diplomático venezolano Alex Saab, alto funcionario especial internacional del gobierno venezolano designado representante en la mesa de diálogo. El gobierno saliente de Cabo Verde permitió ese ultraje en clara violación a su constitución y al Derecho Internacional.

Con ese hecho, Estados Unidos ha metido nuevamente en un atolladero el diálogo del gobierno venezolano con la Plataforma Unitaria. Lo curioso e inaceptable de esto es que un conocido terrorista opositor como Juan Guaidó, que agrede y roba a Venezuela, sea protegido.

¿Hasta cuándo dialogar con la oposición? «La disposición al diálogo y a la reconciliación por parte del gobierno existe», aseveró el presidente de la república, Nicolás Maduro.

J.J. Álvarez