Autodestrucción fatal

0

Todo autoproclamado terminará por autodestruirse. Carmona Estanga fue el primer caso en el siglo XXI. Lo sucedió Guaidó. Aquel no tuvo tiempo de corromperse en el poder, llegó rodeado de corruptos. El segundo sí disfrutó de un largo interinato que se llevó en los cachos Citgo, Monómeros, la ayuda “humanitaria” y cuanto cayó en sus manos. La dirigente Machado diagnosticó que la corrupción provocó la autodestrucción del voraz interinato. A diferencia de la serie “Misión Imposible”, en la que se advertía que las grabaciones se autodestruirían en  cinco segundos, nadie previno al “gobiernito interino” de su implosión. Cuando Machado lo descubrió, ya había sobrevenido su apocalipsis, cataclismo o qué sé yo.

EARLE HERRERA