La Plataforma Unitaria y su déficit de confianza

0

Los grupos políticos de la oposición inscritos en el Consejo Nacional Electoral (CNE) que participarán en las megaelecciones del 21 de noviembre de 2021 aceptaron el reto que significa cumplir con las disposiciones del Poder Electoral. En mi opinión, la Plataforma Unitaria, sector extremista de la oposición, tanto interno como externo, solamente piensa en recalcar los lineamientos de la administración estadounidense que aconseja no romper con el modo habitual de hacer política sucia.

En otras palabras, la Plataforma Unitaria no tiene el cimiento de un proyecto político que no sea un complot embriagado de neoliberalismo que caducó y se estrelló intentando disolver la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Sus candidatos seleccionados a puerta cerrada no despiertan la conciencia política de sus seguidores en trance de despertar. El panorama electoral actual resulta muy complicado para ese sector reagruparse y consolidar una resistencia común contra la fuerza electoral del Gran Polo Patriótico (GPP).

Lamentablemente el deseo de la Plataforma Unitaria por “reconquistar”, mediante cualquier método el voto de sus posibles electores ha dejado de percibirse en el camino idílico a la megaelección de noviembre. La manipulación del derecho a votar sin derecho a elegir ha sido uno de los obstáculos y sigue siendo la bandera de ese sector. Muchos de los electores de otrora al tener limitado familiarizarse con otras variantes alternativas democratizadoras en materia electoral se vieron obligados a hacer tienda aparte e ir con proyectos políticos diferentes durante el venidero proceso electoral.

En cambio los miembros del PSUV y el GPP, seleccionados en una elección bien fundada celebrada en las primarias del domingo 8 de agosto de 2021, pudieron decidir quiénes iban como candidatos por la Revolución Bolivariana al proceso comicial del 21 de noviembre próximo.

Es muy natural que muchos opositores tengan resentimiento personal hacia los mafiosos, criminales y corruptos que todavía permanecen en sus filas como delincuentes reincidentes cuya tendencia antisocial se debe a causas, condiciones y circunstancias influenciadas por la política exterior del gobierno norteamericano. De ello se deriva que se mantengan totalmente divididos con la esperanza de que la suerte les beneficie.

El déficit de desconfianza en la Plataforma Unitaria será un factor que incidirá en las megaelecciones.

J.J. Álvarez