ONU advierte que carencia de alimentos amenaza a millones de personas en el mundo

0

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas alerta que millones de personas se encuentran al borde de la hambruna

08/11/2021.- El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) advirtió hoy que el aumento en la carencia de alimentos amenaza a millones de personas que se encuentran al borde de la hambruna (IPC4/Emergencia o peor).

«Decenas de millones de personas están mirando al abismo. Tenemos conflictos, cambio climático y covid-19, aumentando el número de personas con hambre aguda. Y los datos más recientes muestran que ahora hay más de 45 millones de personas marchando hacia el borde de la inanición», dijo el director ejecutivo del PMA, David Beasley, después de un viaje a Afganistán, donde el PMA está aumentando su apoyo para ayudar a casi 23 millones de personas.

El aumento de 42 a 45 millones de personas se explica por datos recientes de evaluaciones de seguridad alimentaria que muestran que otros tres millones de personas enfrentan el IPC4 en Afganistán, junto con aumentos marginales en Etiopía, Haití, Somalia, Angola, Kenia y Burundi (de 60 mil a 240 mil personas).

«Los costos del combustible subieron, los precios de los alimentos se dispararon, los fertilizantes son más caros y todo esto alimenta nuevas crisis como la que se está desarrollando ahora en Afganistán, así como emergencias de larga data como Yemen y Siria», agregó.

El PMA y sus socios humanitarios están intensificando sus esfuerzos para ayudar a millones de personas que padecen hambre. Sin embargo, las necesidades superan con creces los recursos disponibles en un momento en el que los flujos de financiación tradicionales están sobrecargados. El costo de evitar la hambruna a escala mundial ahora es de 7 mil millones de dólares, frente a los 6,6 mil millones de dólares a principios de año.

«A medida que el costo de la asistencia humanitaria aumenta exponencialmente, necesitamos más fondos para llegar a las familias de todo el mundo que ya han agotado su capacidad para hacer frente al hambre extrema», agregó.

Las familias que enfrentan una inseguridad alimentaria aguda también se ven obligadas a tomar decisiones devastadoras para hacer frente al aumento del hambre. El análisis de vulnerabilidad del PMA en 43 países muestra que las familias se ven obligadas a comer menos o saltarse las comidas por completo, alimentar a los niños sobre los adultos y, en algunos casos extremos, a comer langostas, hojas silvestres o cactus para sobrevivir, como en Madagascar.

En otras áreas, las familias se ven obligadas a casar a los niños temprano o sacarlos de la escuela, vender bienes como ganado o lo poco que les queda. Mientras tanto, los informes de los medios de comunicación de Afganistán apuntan a que las familias se han visto obligadas a vender a sus hijos en un intento desesperado por sobrevivir.

Los precios de los alimentos alcanzaron un máximo de diez años este mes, según el Índice de Precios de los Alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Esto no solo hace que los alimentos estén fuera del alcance de millones de los más pobres del mundo, sino que también aumenta el costo de adquirir alimentos en los mercados mundiales. A esto se suman los altos precios del combustible, que también aumentan los costos de transporte y ejercen una mayor presión sobre las cadenas de suministro mundiales: el envío de un contenedor costaba mil dólares americanos hace un año, pero ahora cuesta 4.000  omás.

Este año, el PMA ya ha llevado a cabo la mayor operación de su historia, dirigida a 139 millones de personas en los 85 países en los que opera. Este trabajo cubre las necesidades alimentarias y nutricionales de emergencia, además de trabajar con socios para desarrollar la resiliencia y aumentar la autosuficiencia de las personas más pobres y vulnerables del planeta.

CIUDAD CCS / AGENCIAS