MEMORIAS DE UN ESCUÁLIDO EN DECADENCIA | 21N

Roberto Malaver

0

¡El domingo es la cosa! Otra vez elecciones y nosotros no creemos en esa vaina. Hace algún tiempo nosotros pedimos cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, y ya a nadie le importa un carajo esa vaina, porque estamos en elecciones y nadie, sobre todo nadie, pregunta qué carajo pasó con el cese a la usurpación y el gobierno de transición, es decir, de un solo coñazo llegamos a la tercera propuesta de nosotros y no pasa un carajo. Allá vamos a votar el 21 de noviembre, día del estudiante por cierto, a dar una clase de mala gente, de mediocres, porque nos importa un carajo, porque siempre hemos sido así. Es decir, que allí está el candidato que tenemos en La Guaira, que prefiero no nombrarlo porque da mal aliento si lo leen en voz alta, pero estuvo en Colombia y dijo que era un perseguido político y ahora nos dice que tenemos que votar por él para salvar al país, carajo, si la sinverguenzura se midiera ese carajo estaría ganando escapado de bola.

Dicen que Estados Unidos dijo que sigue apoyando a Guaidó como presidente interino, y uno no se explica cómo un país como ese que nos lo vendieron como la V de Triana, esté defendiendo a un carajo como ese que todos los días pregunta a quién hay que robar para seguir defendiendo a Venezuela. Es decir, que la política nos ha ido ensuciando a todos y nosotros, que fuimos tan sinceros, dejemos de serlo y nos importa un carajo cómo nos mire la gente y nuestros vecinos pero ahora nos toca votar por Henry –Malcriado– Falcón o por Morel –Tramposo– Rodríguez, o por Manuel –Filósofo– Rosales y no les digo más porque no vale la pena seguir echando cartas en esta nota tan mala nota.

El 21N, día del estudiante, estos chavistas como que nos van a raspar a todos, y todavía nosotros no hemos asumido el peo de Monómeros, solo Calderón Berti ha dicho algo y el poeta del verso corto y largo se olvidó de la demanda, porque sabe que se mete en un peo de padre y señor mío. Y además, por lo visto nos mandó a un carajo a quemar, quemar es la consigna de Voluntad Popular, en las Filas de Mariches a las vainas que tenga el CNE ahí, pero estos chavistas del carajo parece que tienen a los superhéroes a su favor, porque siempre nos descubren. No es posible que siempre que vamos a hacer una locura salimos declarando y cantando lo que íbamos a hacer y con quién lo íbamos a hacer. Y allí apareció un carajo que está en España dispuesto a echarle candela a todo lo que le pongan por delante y nos perdonan, pero así no se hace política, amigo poeta. Es que estamos cada quien por su lado, por allá en Táchira anda la compañera Laydi hablando pestes de nosotros, porque solo prometemos golpes y otro tipo de vainas menos elecciones. Y así vamos, llevando coñazos por todas partes menos por una que nos une al cielo encapotado anuncia tempestad.

El papá de Margot se levantó de repente del sillón Luis XII que tiene en la sala y dijo: “Miren la vaina, nos engañamos a nosotros mismos, Ocariz renunció cuando no debía renunciar, y ahora votar por la Mud es nulo, y no me jodan más, que ya el tiempo del pendejos pasó y solo quedamos nosotros”. Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió ese coñazo y la vecina gritó: “Auxilio. Tengo una bestia de vecino”.

-Mañana me iré, amor mío. Pero esta noche la paso contigo.- Me canta Margot.

Roberto Malaver