AHORA LOS PUEBLOS | Con el pueblo todo, sin el pueblo nada

Anabel Díaz Aché

0

“Tengo mucha fe y que vamos a seguir por el
camino pacífico haciendo la Revolución Bolivariana,
la transformación económica, política, ética,
social, estructural de Venezuela”. (1)
Hugo Chávez

El pueblo venezolano demostró a través del voto su rotundo rechazo al bloqueo económico y financiero al que ha sido sometida la República, con la colaboración de grupos políticos de la extrema derecha. Asimismo, los resultados electorales expresan la voluntad de paz y el deseo de que todas las fuerzas políticas asuman la vía constitucional y diriman, mediante los mecanismos institucionales, las diferencias sobre el rumbo político de la nación. A pesar de la realización de un proceso electoral transparente, confiable y ciento por ciento auditable, todo parece indicar en el panorama internacional que Venezuela continuará siendo asediada y agredida por levantar un proyecto contrahegemónico en el área de influencia de los Estados Unidos, potencia que disputa su supremacía mundial.

En este contexto, las nuevas y los nuevos gobernantes regionales y locales, deben considerar el mandato expreso de la ciudadanía de avanzar aceleradamente en la recuperación económica del país, y de recobrar la cotidianidad que la guerra multiforme nos arrebató, desde el 7 de marzo de 2019, cuando sufrimos el golpe eléctrico, situación que se profundizó con la pandemia por covid-19. Para alcanzar estos importantes objetivos, lo primero que debemos considerar es que, no hay lugar para la improvisación, que ocasiona un gasto excesivo a las instituciones públicas en dinero, esfuerzo y tiempo, con muy pocos resultados para la población.

Se impone la necesidad de planificar de manera detallada cada proyecto, acción y gasto que se pretenda ejecutar, con la certeza que responderá a las necesidades y aspiraciones del pueblo. Construir un proyecto de desarrollo regional o municipal, pasa por delinear las líneas generadoras establecidas en el Plan de la Patria, centrándolas fundamentalmente en las potencialidades de los territorios y a partir de estas líneas trazar la ruta, para la construcción de los presupuestos participativos.

Con base en la metodología de la planificación en contexto de guerra, planificar desde los ámbitos comunitarios, comunales, parroquiales, municipales y regionales, como lo establece nuestro marco legal, desde abajo hacia arriba, priorizando los siguientes ámbitos: defensa integral del territorio, producción y distribución de los alimentos centrada en las necesidades, mantenimiento y resguardo de los servicios públicos, salud, educación, protección social a las familias con énfasis en la prevención y atención de la violencia contra las mujeres, y  proyectos productivos para jóvenes productores.

Esta tarea la deben asumir en primera persona las nuevas y los nuevos dirigentes regionales y locales, permitiéndoles gobernar obedeciendo, de forma directa con el pueblo que los eligió. El conocimiento del territorio y su población es fundamental para desarrollar este tipo de planificación, así como sus potencialidades, necesidades y debilidades. La formación metodológica de los servidores y servidoras públicas, que acompañarán a los líderes y lideresas territoriales, es piedra angular para el éxito de esta importante y urgente labor, “…todo eso requiere mucho estudio, capacidad de gobierno, de control, de planificación, de seguimientos a los planes, para responder a la necesidad de incrementar nuestras capacidades de gobierno, de gobierno popular, de los autogobiernos, de los consejos comunales, de las comunas…” (2).

Anabel Díaz Aché

Fuentes consultadas:
(1) y (2) Discurso del Comandante Hugo Chávez con motivo del inicio del Diplomado de Gobierno y Poder Ciudadano Escuela Venezolana de Planificación, el 11 de septiembre de 2008 en la Escuela de Planificación en La Rinconada-Caracas. Disponible en: http://www.todochavezenlaweb.gob.ve/todochavez/2401-diplomado-de-gobierno-y-poder-ciudadano-escuela-venezolana-de-planificacion