ARRIMANDO LA BRASA | Bolívar en televisión

0

La estupenda versión que el talentoso director Luis Alberto Lamata y su equipo nos dan de los sucesos en torno a los sucesos por la consecución de la Independencia de los hoy territorios de nuestra América del Sur, constituye un verdadero regalo para el televidente, tanto así que podría ser incorporado como elemento enriquecedor a los insumos que los maestros sugieran a los estudiantes para el estudio de esos tiempos históricos.

En la medida en que lo dicho tiene la veracidad teórica asentada en el cúmulo de dificultades vividas por los patriotas en la definición sustancial de sus propósitos ante la decisión de constituirse en patrias libres.

Es interesante la búsqueda de certezas en la perspectiva de lo humano posible, revisando entre líneas la bibliografía de lo que los historiadores han relatado y revisado sobre lo ocurrido en estos territorios.

Una verdadera hazaña el reunir cerca de quinientas personas y lanzarse en esta gesta de reconstrucción, con guionistas, actores, utileros, escenógrafos, asistentes de cámara, camarógrafos, vestuaristas, maquilladores, cocineros, jinetes docentes, y cuanto oficiante sea necesario para llevar a cabo un trabajo sensacional, que ya “se las trae”.

Lamata ha sido toda la vida un gran apasionado de la Historia como disciplina, y de la de este país tiene estudios de larga data.

Debemos pues estar orgullosos de estos resultados y considerar que hay allí un material de primera, el que con seguridad podría ser importado por los demás países cuyos territorios fueron libres a partir de los sucesos que esta gesta nos cuenta, tan bien contada.

Los actores elegidos por todo el territorio nacional han cumplido con su cometido con singular apego a la emoción laborioso que significa formar parte de ese equipo.

La capacidad de selección de tópicos variados, como el del descubrimiento de la joven que se hace pasar por hombre para que le permitan estar en el frente de lucha como un guerrero más, se han ido convirtiendo en temas de preferencia de los espectadores, con un nivel de actuación general de primera línea.

Indudablemente el trabajo ha sido arduo y sus resultados en cuanto a preferencia de los espectadores irá, poco a poco, demostrando el alto nivel de buena televisión que tenemos. Acta indudablemente para tener un alto nivel de número de espectadores, haciendo exportable producciones como esta.

Así que: Si así llueve, que no escampe. Felicitaciones al creador y todo su gigantesco equipo.

Laura Antillano