FISIOENACCIÓN | Oxigenación hiperbárica es una gran terapia

0

Saludos estimados lectores. ¿Sabían que, entre la infinidad de alternativas terapéuticas para el tratamiento de lesiones, una de ellas es elevar la cantidad de oxígeno puro al organismo, con la finalidad de que llegue de manera más rápida al torrente sanguíneo y a las áreas donde exista su deficiencia?, esto solo es posible con la cámara hiperbárica.

La oxigenación hiperbárica aumenta la presión atmosférica en el interior de una cápsula en donde el participante ingresa por un tiempo determinado. Según las leyes de la física, a mayor presión atmosférica mayor porcentaje de oxígeno, este es acumulado en el plasma sanguíneo, el cual circula y se distribuye para el buen funcionamiento del organismo.

En el caso de atletas de alto rendimiento, el esfuerzo metabólico requerido para su práctica deportiva es altísimo, ya que trabajan con bajo aporte de oxígeno (hipoxia) durante mucho tiempo. Al no tener una oxigenación adecuada el trasporte de nutrientes entre las celulas es deficiente produciendo fatiga y dolores músculo esqueléticos.

La mayoría de las lesiones deportivas provienen de excesos en el entrenamiento y/o contusiones músculo-ligamentosas, los calambres, dolor muscular post-esfuerzo, pero la terapia de oxigenación hiperbárica puede acelerar el tiempo de recuperación de muchas de estas lesiones.

El tratamiento puede variar entre 30 a 120 minutos por día y su duración se establece según las características y gravedad de la enfermedad, el participante ingresará a la cápsula con ropa cómoda preferiblemente algodón, no debe tener joyas, perfume, lociones o cremas, prótesis dentales y aparatos auditivos y por supuesto debe ser evaluado por un médico de manera previa.
La cámara hiperbárica está contraindicada en infecciones respiratorias no tratadas, embarazo, cirugía torácica previa, procesos oncológicos activos, hipoglicemia, personas con patologías de oído, insuficiencia cardíaca, claustrofobia, arritmias cardíacas, entre otras.

Por último, los efectos secundarios producidos por la toxicidad por oxígeno son sudoración, bradicardia, molestias abdominales, alteraciones en la visión, vértigo, cambios de comportamiento, dolor del tórax, parestesias faciales, palidez facial, disnea, somnolencia, hipo, síncope (pérdida de conciencia), náuseas y vómitos entre otros. Hasta la próxima.

CIUDAD CCS / YDALMIS BRAVO