HORIZONTE DE SUCESOS | Reencuentros

0

Dos reencuentros ocurrieron este fin de semana. El primero es con este espacio y la forma que tenía Horizonte de Sucesos cuando empezó, hace un poco más de un año, y el segundo con amigos después de dos años. Momento propicio para hablar de la memoria y su naturaleza.

Christlieb dice que al igual que, al igual que los sentimientos, la memoria tiene la cualidad de inauguración de la realidad. Un momento de la existencia con tanta concentración de energía que queda suspendido en un lugar sin tiempo ni espacio.

Estos momentos sirven para reencontrarnos con las emociones vividas en esos instantes luminosos. Ahora que me reencuentro con estos afectos me doy cuenta que este momento en sí pierde importancia. Todas las conversaciones giran en torno a momentos del pasado, como si el motivo de la reunión fuera volver a escuchar los cuentos y chistes que cada año se narran, y no importa cuántas veces se hayan echado, no pierden vigencia.

Es como si el motivo de esta fiesta que se repite cada año fuera honrar esos momentos del pasado. Recordar a los muertos y revivirlos con esos cuentos. La memoria tiene una cualidad más actual de lo que parece, aunque nos remita al pasado.

Para confirmar esto me bastó escuchar a Ramón Mendoza, Gino González, Carlos Angulo, Ramón Carpio y a Alirio Seijas echar los cuentos de hace más de treinta años después de una noche de bebedera, acostados en chinchorros bajo unas matas.  Los más jóvenes solo nos reímos de los cuentos de esos personajes emblemáticos.

Recordar es volver a sentir con el corazón, parafraseo a alguien. Y esto también confirma que la memoria también tiene propiedades neumáticas. Recordar, volver a la memoria, es renovar los ánimos y el espíritu. Como una suerte de confirmación de que todo lo que somos sigue intacto y esos momentos sirven para reencontrarnos con nosotros mismos.

El año que viene seguramente nos volveremos a encontrar y es probable que escuchemos los mismos cuentos de siempre, pero no importa, los escucharemos gustosamente con la misma atención de siempre. Es como si cualquier evento adquiriera más importancia cuando se mira desde la distancia. Quizá esta reunión sea recordada en el futuro.

Heathcliff Cedeño