Tres en 1 | Francisco Durán: El Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología apoya a creadores populares

Revela tu rollo Roberto Malaver

0
En el Ministerio del Popular para la Ciencia y la Tecnología, es Viceministro de Investigaciones y Aplicaciones del Conocimiento. Presidente de la Fundación Instituto de Ingeniería.

-¿Qué conclusiones dejó el 5to Congreso Nacional de Ciencias, Tecnología e Innovación?

-El V Congreso de Ciencia, Tecnología e Innovación se realiza en el marco de una crisis del capitalismo mundial, simultáneamente con una crisis ambiental de grandes proporciones y un colapso del capitalismo rentístico venezolano, además de la pandemia del coronavirus.

Este congreso se planteó discutir temas y áreas para buscar superar estas, desde un marco filosófico, de políticas públicas y de acciones concretas.

Más que conclusiones, los ensayos pre congreso, las diversas presentaciones y los paneles de debates permitieron compartir concepciones comunes, visiones futuras, balances actuales, políticas públicas y propuestas de acciones en los ejes planteados los cinco días de plenarias virtuales.

Por ello se dijo que pensar la circunstancia que hoy atraviesa nuestro país no es posible sin pensar la crisis global, porque las conmociones ambientales, económicas y sociales de nuestros tiempos tienen una explicación.

Tampoco es posible hacerlo sin pensar la ciencia, la tecnología e innovación.

Uno de los graves problemas que presentan los sistemas de generación de conocimiento es que se repiten parámetros colonialistas que no visibilizan la identidad, los saberes, la historia y la verdad del país y de la sociedad que queremos, sino otros ideales que reproducen el sistema capitalista de producción y de dominación.

No podemos hacer ciencia individual, hay un acumulado histórico en la humanidad, la ciencia es un hecho social y cultural, se debe recuperar el valor del trabajo colectivo, solidario, complementario y de ecología de saberes de nuestros pueblos.

En el panel denominado Industria, desarrollo, necesidades y ambiente: Se consideró que las políticas públicas deben construirse desde la comunidad hacia el Estado: Creación de mesas técnicas de CTI para articulación de los actores del sistema, cultores científicos. Grandes limitaciones impuestas por el bloqueo han dado lugar a adaptación de la inventiva venezolana. Sector privado debe asumirse como parte del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

En el panel de Ciudad, servicios, ambiente y energía, se consideró entre otras cosas que no es sinónimo ciudad de territorio, que las políticas públicas debemos fortalecerlas más sobre las causas y no sobre los efectos, superar lo coyuntural. Tenemos un Plan de la Patria que integra estos elementos. Sin ser un país industrial 90% de nuestra población es urbana. Orientar las políticas hacia las pequeñas y medianas ciudades, donde es posible esa transformación hacia nuevas formas de energía más económicas. La sociedad como constructo de la modernidad vive la mercantilización de los territorios sostenida por un imaginario de progreso creado por medios masivos de comunicación, fomenta valores contra la vida: las ciudades deben repensarse como otras formas de asentamientos humanos. Las políticas deben tener un marco de ética de sostenimiento de la vida. El conuco surge como una necesidad de revisión, de sostener la vida. Hemos ido adaptando el modelo de producción, un modelo que tiene una huella ambiental más baja, un consumo más eficiente de la energía.

En el panel de Educación, Cultura, Producción y Conservación del Ambiente, se sostiene que la  colonialidad y los sistemas de dominación persisten. El camino es la transdiciplinariedad. Nuestros pueblos siembran conocimientos para la vida.

En el panel de Agricultura, Alimentación, Salud y Vida, se debatió que la comunidad científica debe comenzar a articular su trabajo con saberes ancestrales. Profundizar el trabajo con la Alianza Científico Campesina y las comunidades campesinas para aprender a relacionarse con la naturaleza y a formar parte de ella sin devastarla y profundizar el trabajo con la Alianza Científico Campesina para seguir recuperando las semillas soberanas y autóctonas, la cría y la producción artesanal.

En la agricultura, salud y producción de alimentos están desvinculadas por la racionalidad moderna que fragmenta la vida y por los intereses del capital. Necesitamos ensamblar lo ancestral con los conocimientos actuales.

-¿Cómo han afectado el bloqueo y las sanciones a la ciencia en Venezuela?

-El efecto de las medidas coercitivas en materia de ciencia en Venezuela ha sido crítico. La mayoría de los equipos y materiales para la investigación en las universidades y centros de investigación son importados y de tecnologías dependientes, por lo que el cerco económico y financiero internacional no ha permitido el acceso a estos bienes y servicios.

Ejemplos de ellos son bienes como microscopios electrónicos y equipos e insumos ya cancelados a los proveedores que por temor a las sanciones a las empresas no se cumplen con las entregas, ya sea porque pueden ser sancionadas o por el temor a ser sancionadas, el llamado sobrecumplimiento.

Casos muy elocuentes son los insumos para la investigación en áreas de la salud, atender el covid-19 y consecuencias de esta, ya que si no fueran por los países aliados que han cooperado intensamente para con nuestro país en materiales, equipos y acceso a las vacunas.

– ¿Ese pueblo que inventa y que crea instrumentos para resistir ante la crisis, es apoyado por quién?

-Los inventores, innovadores, creadores populares en general, es apoyado por el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología; nuestras universidades, centros de investigación, gobernaciones y alcaldías han estado acompañando al pueblo en esta resistencia.

El Ministerio de Ciencia por ejemplo tiene el Plan Nacional de Innovación tecnológica, que ha asesorado, apoyado y acompañado a diversos innovadores en diversas áreas. Se ha atendido a la red nacional de innovadores a través del viceministro de Comunalización para la producción y diversos estados del país.

En el territorio, los novedosos Consejos Científicos de Miranda y de Lara, por ejemplo, están trabajando y atendiendo a los inventores e innovadores populares en diversos temas e instrumentos, acompañándolos.

Nuestros centros de investigación tanto a nivel central o territorial, así como los Fundacites, que son nuestros representantes en los estados, también tradicionamente coordinan y acompañan al poder popular en resistencia en las necesidades y el diseño de proyectos para la concreción de innovaciones.

– ¿Para cuándo tendremos una ciudad con internet en todas sus plazas y escuelas?

-El Estado venezolano en el Plan de la Patria tiene objetivos precisos en torno al acceso público y masivo a Internet. En la práctica ya se había iniciado las políticas y acciones para ello. En las plazas, escuelas, lugares públicos, etcétera. Además del papel tan importante que cumple Infocentro para esta política.

Por supuesto que las medidas y las sanciones traen como consecuencia las dificultades para acceder a los equipos necesarios para mantener y ampliar estas políticas.

Sin embargo, nuestra empresa nacional de telecomunicaciones ha ampliado, a pesar de esto, los accesos internacionales a internet, lo que permitirá en los tiempos por venir y el repunte de la economía, que pueda permitir nuevamente, mediante la lucha contra el bloqueo y las medidas coercitivas, acceder nuevamente a bienes y servicios para acceder a los equipos necesarios para ampliar y mantener los espacios públicos comunicados en la red.

– ¿Por qué son tan desconocidos nuestros científicos?

-No había una valoración importante en la ciencia venezolana, nuestra cultura científica todavía no ve hacia adentro. De cierta manera estamos colonizados con ideales europeos y del norte en general. La pandemia ha modificado esto un poco, la creación del Consejo Científico por parte del presidente de la República y del Polo Científico Nacional contribuye significativamente a cambiar esta percepción.

La pandemia, los esfuerzos, las investigaciones realizadas en torno al covid-19 y otros desarrollos de conocimientos ha permitido comunicar y hacer público, nuestros centros, nuestras investigaciones y resultados, etcétera. Es por ello que es posible que así como se empiezan a conocer actores del sistema de ciencia, investigadores y en la opinión publicada y en la opinión pública la importancia de la ciencia para enfrentar la pandemia, se pueda ampliar a otras áreas de conocimiento que resuelva las necesidades cotidianas de la vida en el planeta y en nuestra patria y en consecuencia nuestros científicos puedan ser conocidos como los comunicadores sociales, los actores, los deportistas, etcétera.

________________

Retrato Hablado

“Escribo porque me resulta un placer que no puedo traducir. No soy pretenciosa. Escribo para mí, para sentir mi alma hablando y cantando, a veces llorando…” Y en verdad que disfrutó siempre de su escritura y puso a disfrutar a todos sus lectores. Clarice Lispector fue periodista y escritora. Nació en Ucrania el 10 de diciembre de 1920, y a los dos meses sus padres la llevaron a Brasil. Allí comienza su carrera como escritora. Su primera novela la publicó a los 17 años, Cerca del corazón salvaje. También escribió cuentos y reportajes periodísticos. Su obra es inclasificable, y sus protagonistas son mujeres de clase media, muy reflexivas. Rechazaba el argumento, la trama, sencillamente se apoyaba en las percepciones. Fue comparada con Joyce y Virginia Woolf. Entre sus obras están: La hora de la estrella, Un soplo de vida. Rompió con las reglas de puntuación. Tiene una novela que comienza con una coma y termina con una interrogación. Es una de las escritoras más importantes del Brasil. Murió el 9 de diciembre de 1977, un día antes de cumplir 57 años.

________________

El viernes de Lira