La ONU emitió legitimidad del presidente Maduro

0

Por fin, aunque tardío, pero más vale tarde que nunca, la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), determinaron la justeza, competencia y eficacia de sus propósitos y principios respecto al reconocimiento del mandato constitucional del único presidente legítimo y hombre de Estado de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro. Todo esto ocurrió en la sede de la ONU en Nueva York, el pasado viernes 3 de diciembre de 2021, con el vigor de la Carta Fundamental de dicha organización mundial, en el marco del 76° período de sesiones de su Asamblea General.  

Para ejemplificar este comentario escogí lo que publicó la prensa nacional e internacional ese día viernes respecto a lo afirmado por el secretario general la ONU, Antonio Guterres, en reconocimiento a la legitimidad del presidente Nicolás Maduro, quien contó con el activo apoyo de 177 de los 193 Estados miembros de la ONU, en rechazo a los gobiernos que han tomado postura a favor de la oposición venezolana y precisando que ese organismo estará preparado para aumentar sus actividades humanitarias y de desarrollo en Venezuela, pero bajo el consentimiento y cooperación del gobierno del presidente Maduro. 

¿Ahora bien, EEUU y algunos de sus aliados que han estado radicalmente opuestos al reconocimiento de la legitimidad y constitucionalidad de las que está investido Nicolás Maduro, a quién va a engañar?

La ONU, en el caso del presidente Maduro, ha puesto de manifiesto cómo han cambiado los tiempos, lo que antes había sido un centro diplomático mundial, donde EEUU durante años exhibía su porfía, hacía obligante sus puntos de vista y pronunciaba sus leyes hegemónicas, se ha transformado en un espacio donde los discursos contradicen el coro sumiso de ayer y poseen tonicidad revolucionaria, realce y voluntad de independencia.

La reciente victoria contundente de los partidarios de Nicolás Maduro en las megaelecciones del 21 de noviembre de este año, ha demostrado que en este país suramericano la democracia es un hecho irrebatible de participación ciudadana que hasta los observadores de la UE, aliados de EEUU, invitados como veedores por parte del CNE, confirmaron la legitimidad de dichos comicios y por ende la legitimidad de las atribuciones y obligaciones del presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Y esto es algo que se ratificó en la ONU, la igualdad soberana de Venezuela, de derechos,  de libre autodeterminación de su pueblo y de la no injerencia en los asuntos de jurisdicción interna del Estado venezolano.

Estas cosas son como para dar turbación al tremendismo del poder imperial de Occidente.   

J.J. Álvarez