AHORA LOS PUEBLOS / Volvamos a Santa Inés

0

“Florentino somos todos nosotros, el pueblo bolivariano. Ese es Florentino.”(1)

Hugo Chávez

 

 

El general Ezequiel Zamora Correa, bajo las banderas de Bolívar, convierte con su liderazgo el descontento popular que desencadenaba permanentes alzamientos armados de montoneros sin tierras, en una genuina revolución campesina contra la élite que había cooptado el Estado, usufructuado las tierras y entregado la soberanía ganada por el pueblo venezolano a sangre y fuego durante la guerra nacional de independencia. Con el  vil asesinato de Zamora, el 10 de enero de 1860, en la ciudad de San Carlos, la oligarquía elimina el único obstáculo para consumar la traición al pueblo, con el Pacto de Coche firmado el 23 de abril de 1863, que pone fin a la Guerra Federal.

El profesor Federico Brito Figueroa, nos explica las profundas causas sociales que propiciaron la Guerra Federal:  “… los caudillos militares, secundados por la porción de especuladores, comenzaron a comprar los haberes militares, sobre todo los de los llaneros de Apure y oriente, por precios irrisorios; de tal manera que el latifundio colonial pasó sin modificación alguna a la manos de Páez, Monagas y otros caudillos, quienes, habiendo entrado a la guerra sin bienes de fortuna, eran, a poco de constituida Venezuela, los más ricos propietarios del país”. (2)

Para el imaginario popular venezolano, los llanos simbolizan la fuerza telúrica de una región que produce hombres y mujeres que no se rinden, estas tierras han sido escenario de importantes hitos en nuestra lucha histórica por la igualdad. La  Batalla de Santa Inés, librada el 10 de diciembre de 1859, significa el hito más importante en esta lucha, puesto que la genial estrategia implementada por Zamora le dio la victoria al pueblo y convirtió al territorio barinés en la tumba militar de la oligarquía venezolana. Bajo el liderazgo del Comandante Hugo Chávez, los estados llaneros se reconocieron en la raíz zamorana de la Revolución Bolivariana, como protagonistas de un nuevo tiempo histórico que debía ponerle fin a la impronta de la traición. Durante las múltiples batallas electorales de estas últimas décadas los estados llaneros constituyeron un bloque de apoyo irrestricto a la revolución.

En las elecciones regionales y municipales, efectuadas el 21 de noviembre de 2021, las fuerzas de la revolución aglutinadas en el Gran Polo Patriótico, preservaron tres gobernaciones de las cinco que conforman la región llanera, en los estados Apure, Guárico y Portuguesa; mientras que, las oposiciones venezolanas obtuvieron dos gobernaciones en los estados Cojedes y Barinas. Cabe destacar que, las diferencias en votos en las victorias de las fuerzas revolución varían considerablemente según el estado, siendo Portuguesa la que obtuvo el más sólido resultado con más 25 puntos porcentuales por encima de la candidata de la Mesa de la Unidad (MUD), en Guárico la diferencia estuvo en 9,12 puntos porcentuales y en Apure el estrecho resultado estuvo en 2,16 puntos porcentuales. En las gobernaciones alcanzadas por la oposición, resalta el caso de Barinas, donde el candidato opositor logró una sólida victoria con 14 puntos porcentuales de diferencia sobre el candidato del Gran Polo Patriótico (con el 97% del escrutinio), y en Cojedes la diferencia estuvo por el orden de los 10,94 puntos porcentuales. (3)

En el análisis detallado de los resultados electorales podemos señalar que la media de la participación en la región estuvo alrededor del 48,6%, considerada como muy buena en comicios regionales y locales. De las 57 alcaldías que integran a los cinco estados de la región llanera, el Gran Polo Patriótico obtuvo la victoria en 30 municipios, mientras que las oposiciones alcanzaron 27. De estos municipios que ahora se encuentran en manos de las oposiciones, preocupa el caso de los municipios fronterizos Rómulo Gallegos y Pedro Camejo, debido a que la zona de Arauca constituye un frente de ataque a la Revolución Bolivariana por parte del paramilitarismo colombiano.

La deuda histórica con el pueblo oriundo de los llanos venezolanos es de vieja data, esta región es epicentro de agudas pugnas sociales, expresión de hondos problemas económicos no solucionados en el la guerra de independencia, en la Guerra Federal y durante las falsas reformas agrarias de la IV República. La región llanera tiene una vocación eminentemente agrícola y pecuaria, lo que nos debe llevar a una profunda revisión y rectificación de las políticas agrarias implementadas por la Revolución Bolivariana. Debe evaluarse el apoyo a los pequeños y medianos productores, más allá de la agroindustria que, si bien coloca los productos nacionales para la venta y distribución de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), no constituye el mayor porcentaje de la producción de alimentos del país.

El próximo 1° de febrero se cumplirán 205 años del natalicio del general del pueblo soberano, Ezequiel Zamora, resulta propicia la ocasión para pedir que volvamos a la Campaña de Santa Inés, el camino hacia la concreción de la revolución campesina que transforme la estructura de la propiedad y la tenencia de la tierra. Demostremos ahora que hemos logrado imponer la vía electoral a todas las oposiciones, pese a los daños causados por el bloqueo y las agresiones, que los poderes fácticos regionales no están por encima de las leyes y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. “El interés del pueblo está por encima del interés de las individualidades o de los pequeños grupos…”. (4)

Anabel Díaz Aché

 

Fuentes Consultadas: