SENTIDO COMÚN | Un hasta siempre internacionalista al Gordo Edgar

0

Pinta tu aldea y pintarás el mundo
León Tolstoi

Ñángaras de todos los pelambres de la actual Colombia aterrizaron en la aldea del Gordo Edgar, La Vega, un barrio que pinta de ladrillo y cemento en forma de abanico, una partecita del cerro del oeste de Caracas. Por callejones estrechos y largas escalinatas, la ñangaramenta aprendió del poder popular que organiza el tambor africano, la remembranza de los cumbes, la historia insurgente y el amor cimarrón.

El barrio fue la patria desde la que el Gordo Edgar acogió a quienes, desde el exilio, no solo buscaron resguardo, sino un espacio para construir revolución.  Allí se desplegó en el trabajo comunal, el sancocho bolivariano de Batman, el amor eficaz de Camilo, el pragmatismo campesino de Manuel, el recuerdo del propio territorio, el dolor de la partida y el regocijo del reencuentro.

En silencio solemne, con el corazón recogido de quienes agradecen la ternura infinita y con un ¡Hasta siempre compañero!, del pensamiento y la acción del Gordo Edgar para lo que se viene en Colombia, podrían valer las siguientes lecciones:

  • El reconocimiento de quiénes somos, de dónde venimos y dónde estamos, es decir, la autenticidad, las manifestaciones culturales, el ser histórico y territorial de las gentes que conforman los pueblos, son la materia prima para tejer el camino de la propia liberación.
  • En consecuencia, el territorio es el espacio desde el que la acción cotidiana conjunta, el sancocho, el torneo, la fiesta, el carnaval, las tradiciones, la conciencia de las y los excluidos y excluidas se eleva y se junta para crear y transformar la realidad.
  • El poder popular es un proceso largo de auto reconocimiento, de trabajo colectivo, de crecimiento paulatino de la conciencia de clase a la que pueden contribuir en gran o menor medida ciertos liderazgos.
  • El trabajo de base, en lo local, debe realizarse sin perder de vista el horizonte de lo general; debe estar acorde con una estrategia de poder político y económico nacional, con proyección de patria grande.
  • La política es una apuesta ética, que debe atravesar todos los ámbitos de la vida de la militancia; basada en el amor y la solidaridad humana constituye el espacio de trabajo para la transformación colectiva del estado de cosas en beneficio de todos y todas.

Con los aportes del Viejo Toro y el Pana Fernando

Mónica T. Delgado Prada

Abajo, en la fotografía, El Gordo Edgar, comunidad de la Vega y militantes del Partido Farc ahora partido Comunes en un homenaje a Magoya y a Manuel Marulanda Vélez el 17 de mayo de 2019

El Gordo Edgar, comunidad de la Vega y militantes del Partido Farc ahora partido Comunes en un homenaje a Magoya y a Manuel Marulanda Vélez el 17 de mayo de 2019